‘The Most Dangerous Game’, el primer gran clásico sobre psicópatas

Flashbacks de Terror es un rincón en donde recordamos a las películas más memorables que marcaron un antes y un después en el cine de terror.

El cine de terror estaba dando sus primeros pasos en Hollywood cuando Ernest B. Schoedsack y Merian C. Cooper estrenaron The Most Dangerous Game, una cinta adaptada del cuento homónimo de 1924 escrito por Richard Conell. Estrenada antes de que entrase en vigencia el código Hays, la película retrató temas escalofriantes y de naturaleza muy violenta para la época, lo que causó que haya sido sepultada y restringida de la posibilidad de reestrenarse en mucho tiempo, pese a la insistencia de sus productores. Afortunadamente, la película sobrevivió al paso del tiempo y se convirtió en el primer gran referente a la figura del psicópata en el cine de terror.

The Most Dangerous Game nos presenta a Bob Rainsford (Joel McCrea), un conocido cazador de animales que se convierte en el único sobreviviente de un naufragio cuando el yate en donde viajaba en compañía de unos amigos se estrellara contra una roca. Bob rápidamente llega a una pequeña isla salvaje, donde encuentra una gran mansión perteneciente al conde Zaroff (Leslie Banks), un cazador entusiasta, que recibe a Bob y le revela que en la mansión se hospedan personas que pasaron la misma desgracia que él: Eve Trowbridge (Fay Wray), su hermano Martin (Robert Amstrong) y dos marineros. Bob entabla conversación con Eve, quien sospecha de las intenciones del conde Zaroff, y esa misma noche ambos descubren que este asesina a Martin y ha asesinado a los dos marineros. El conde Zaroff se descubre entonces como un cazador de seres humanos, y les propone jugar al ‘juego más peligroso de todos’: ambos intentarán escapar de la isla, con un día de ventaja, antes del siguiente amanecer, o serán cazados por él y sus feroces perros.

Una distintiva característica del cine de Hollywood en sus inicios, era la sencilla pero eficiente construcción de sus villanos; estos eran equipados al máximo en relación con el héroe de la historia, pero con la diferencia en que ambos decidan aplicar sus ideologías de manera opuesta. Dicho esto, en distintas ocasiones podemos vislumbrar que el conde Zaroff y Bob comparten una afinidad no solo por la cacería, sino también por la filosofía que se esconde detrás de ella. ‘Yo siempre seré el cazador, y las bestias siempre serán las víctimas, eso nunca cambiará’, afirma Bob al inicio de la película.

Le elección de Leslie Banks para interpretar al conde no podría ser más acertada, aun más considerando que fue su primer papel en el cine sonoro. Sus macabros gestos y miradas hipnotizantes lo convierten en un personaje mucho más interesante que el mismo protagonista. No hay mucho que decir sobre la icónica Fay Wray, que cumple el papel de damisela en apuros, y que volvería a trabajar en el año siguiente con los mismos directores para la mítica King Kong (1933), que la inmortalizaría como la estrella femenina más grande del cine de clase B. Más que todo esto, su personaje Eve —el evidente objeto de deseo de los protagonistas— sirve para reafirmar la rivalidad de ambos contrincantes.

The Most Dangerous Game no es una película de terror propiamente dicha. Sus secuencias de acción y su historia en forma de persecución de laberinto entre gato y ratón la convierten en una emocionante cinta de aventura y suspenso. Sin embargo, tanto como si fue intencional como si no, presentaron al primer gran psicópata del cine, un ser humano capaz de asesinar a personas en cacería con tal de disfrutar del placer de la adrenalina y el poder. Norman Bates y Hannibal Lecter quizás perfeccionaron el modelo de psicópatas en el cine, pero es muy interesante explorar el inicio de todo aquello que hizo posible la complejidad de los villanos en el cine de terror.

Acerca de Maximiliano Núñez 109 Articles
Estudiante de comunicación. Escritor ocasional, aficionado al arte y amante del cine independiente.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D