‘Turbo Kid’, el superhéroe del desierto

turbokid revdest

Uno pensaría que el cine gore clase B es algo fácil de hacer, pero se necesita de cierta habilidad específica como la de los directores de Turbo Kid para desarrollar una obra repleta de momentos sanguinarios que funcionen con mucho humor y cierto grado de asombro. La mezcla es exitosa porque encuentran un balance acertado entre tomarse en serio y apagar cualquier dispositivo mental que active el cínico interior. Es una de las mejores películas del año, no necesita mucha presentación.

La historia es una ucronía y se sitúa en el año 1997, el futuro, como lo indica el narrador al principio. Es una realidad desfigurada por las lluvias ácidas y las diferentes contiendas bélicas que azotaron al planeta, dejándolo a merced de los más salvajes y la ley del más fuerte, lo que garantiza una cadena alimenticia brutal donde la única regla es vivir o morir.

Ahí aparece el héroe, simplemente llamado The Kid, un chico de apariencia adolescente que sobrevive solo, explorando los interminables páramos en busca de objetos de valor que pueda cambiar por comida o agua, el recurso más preciado, o en su caso, una edición andrajosa de Turbo Rider, un personaje de comics al más puro estilo Power Rangers, que defendía a los más inocentes con un traje especial que le daba poderes usados para el bien.

En esta realidad deforme carente de esperanzas sobre el futuro, donde un temible villano llamado Zeus dirige brutales peleas a muerte, un escapismo sano como la existencia de Turbo Rider es un vaso de optimismo para The Kid, que sobrevive mediante reglas muy específicas en lo que refiere a explorar o conocer gente. Sin embargo, los problemas lo alcanzarán pronto cuando su camino se cruce con el de una misteriosa chica llamada Apple, quien se volverá su amiga y compañera de aventuras.

Y en el caso de esta maravillosa joya del cine B de este año, cuando digo aventuras me refiero a enfrentamientos sangrientos salidos del mundo de Mad Max, y persecuciones a alta velocidad en bicicletas para BMX, porque el combustible parece ser igualmente escaso que el agua. Genial forma también de trabajar con bajo presupuesto, dejando todo en manos de la dirección, que en este caso consigue que las secuencias de acción sean mucho más que simplemente la sangre derramada y destripamientos de toda clase.

Luego de la película, me vi el cortometraje Le Bagman, con el que los directores se hicieron conocer en el 2004. Es un trabajo demente de unos veinte minutos donde los realizadores volcaron las mejores ideas que tuvieron para impresionar con efectos caseros, donde se habrán gastado unos cuantos galones de sangre falsa. En Turbo Kid utilizaron varios de los “gags” sangrientos, pero fue genial sentir que realmente se trataba de unas personas que aprovecharon al máximo los recursos y subieron de nivel.

El casting de Turbo Kid es también da en el clavo, desde Munro Chambers como The Kid, quien compensa falta de carisma con una mirada de ensueño que lo hace ideal para el papel. Laurence Leboeuf es toda una revelación, al menos para mí, y sus expresiones exageradas hacen que el personaje de Apple sea un compinche de valor, de esos que uno querría tener en una aventura, a pesar de que se puede poner pesada rápidamente. Pero por sobre todo, es genial ver de nuevo a Michael Ironside, a quien lo tenía perdido desde hace varios años, y el rol de Zeus es de esos que dicen que fueron escritos para el actor.

Por si la película no fuera lo suficientemente genial por sí sola, con sus variadas escenas de combate que superan cualquier lógica, como buen aporte B, y una buena banda sonora sintética, el guion ofrece algunos guiños estupendos a algunos clásicos del cine, los cuales no menciono solamente porque podrían considerarse spoilers. Lo loable es que, aunque a simple vista pueda ser una obra sencilla hecha para poner en práctica lo aprendido, hay verdadero interés en los realizadores en contar una historia cargada de buen humor y momentos fascinantes como para que sea una aventura realmente memorable que se ríe de sí misma de inicio a fin, y que le habla directamente al niño interior que siempre quiso ser un superhéroe.

Acerca de Emmanuel Báez 2669 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D