‘Peter Pan’, magia y fantasía para los ojos

peter pan resdest

Hago el intento de no discutir acerca de la necesidad de ciertas películas, como las precuelas de obras reconocidas o los relatos de origen de personajes queridos, ya que al final, prefiero pensar en que siempre será bueno que se sigan haciendo películas sobre lo que sea. Claro está, que siempre uno desea que toda película sea buena, y ahí yace el debate posterior, que nunca es algo malo. En el caso de Peter Pan, no me decido si realmente me gustó más allá de lo evidente que presenta, o si será una más que quedará en el montón de películas que intentan demasiado pero no logran más allá de sensaciones efímeras.

Es una buena película, sobrecargada de efectos digitales de toda clase, tanto visuales como sonoros, hasta el punto que que se vuelve bombástica, y no en el buen sentido. No ofrece espacios suficiente para respirar, ni personajes interesantes como para crear una unión con ellos a medida que van enfrentando su destino. Digo, ¿a quién no le gusta Peter Pan? Es un héroe sencillo, agradable, juguetón, y es difícil no sentir empatía por el mismo cada vez que se encuentra con algún problema, pero su relato de origen -necesario o no- deja mucho que desear.

Lo bueno es que tiene elementos suficientes como para dejarse ver y entretener, como una fotografía maravillosa que no sorprende de alguien como Joe Wright, así como una banda sonora salida de la cultura popular que encaja muy bien en el contexto de piratas y niños laboriosos de la historia. Así también, Hugh Jackman es perfecto como Barbanegra, rayando el histrionismo pero disfrutando su calidad de caricatura así como lo hizo Dustin Hoffman en Hook, sin duda alguna, la mejor obra de Peter Pan hasta la fecha, a pesar de sus detractores.

Esta versión del niño que no crece introduce a Levi Miller como el personaje titular, y está bastante bien en el rol, tanto en su lado más travieso y despreocupado como en el resuelto y enérgico. Quienes no sobrepasan jamás lo decente son Garret Hedlund como Hook -aunque quizás me gane la comparación con Hoffman-, ni Adeel Akhtar como Smee, a quien definitivamente no veo sin pensar en alguien sutil pero entregado como Bob Hoskins. Por otro lado, Rooney Mara está hermosa, y definitivamente ayuda el vestuario de la obra, otro aspecto bien trabajado.

En lo que a producción se refiere, esta precuela resulta divertida y hasta encomiable, por momentos, pero es en la historia donde adolece de blanda y poco original. Peter vive en un orfanato, preguntándose qué fue de su madre, hasta que el misterio se revela presentándose así un mundo de posibilidades extraordinarias que jamás había imaginado, aunque siempre lo había sentido de alguna u otra forma. Resulta que su madre fue una gran guerrera en el País de Nunca Jamás, y allí perdió la vida a manos del mismo Barbanegra.

Por supuesto, como es el origen de todo, sienten la necesidad de hacer cambios que, en teoría, deberían ser intrigantes en lo que respecta al futuro, como la actitud de Hook, que es presentado como un rebelde egoísta que luego conoce su lado bondadoso gracias al amor. Realmente no podría interesarme menos conocer cómo se vuelve malvado, aunque me pareció un guiño genial que insinuaron su encuentro con cocodrilos. La trama no tiene mucho sentido a medida que avanza, y no creo que las cosas se justifiquen siempre con decir simplemente que «es más para niños». Creo que imaginaron una mitología fantástica, pero se quedaron en el camino, haciendo una película de domingo por la mañana.

Acerca de Emmanuel Báez 2689 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D