‘Kung Fu Panda 3’, descubriendo el significado de familia

kung fu panda 3

Luego de dos entretenidas películas, el panda Po recibe una entrega más para formar una sólida trilogía, algo que no es tan común en el cine en general, ni que decir en el cine de animación. Otra de las marcas de Dreamworks Animation, Shrek, tuvo cuatro películas, de las cuales solo la primera es realmente divertida. Parece ser que de sus errores aprendieron, porque esta nueva secuela presenta una historia bien desarrollada que sigue poniendo adelante las interesantes temáticas del fondo, y sigue adornando con una animación maravillosa cargada de geniales secuencias de artes marciales.

Kung Fu Panda 3 sigue a Po finalmente conociendo a su padre biológico, Li, que llegó desde muy lejos debido a que percibió un “mensaje enviado por el universo”. En realidad, fue el maestro Oogway, que desde el mundo de los espíritus puso a ambos en contacto para que sigan el camino predestinado necesario, ya que un antiguo guerrero volvió al mundo de los vivos para eliminar a todos los maestros y robarles el Chi, convirtiéndose así en el más poderoso de todos. El elemento del Chi es uno nuevo, aunque no diferente del concepto de la paz interior de la segunda película, recalcando así en la importancia del autoconocimiento y la auto aceptación, que son los temas principales desde la primera película.

Esa coherencia hace que esta serie animada sea más que simplemente memorable, con una conclusión satisfactoria que se pone dramática y melancólica, sin llegar a ser melodramática en ningún momento. No querrán eso para los más chicos, que siguen siendo el público principal, así que ahí está el humor de Jack Black a la orden del día, en cada final de secuencia de pelea, y en cada momento incómodo en la que Po descubre su origen como panda y lo que significa ser un animal que en el pasado estuvo muy conectado con sus poderes internos. La historia resalta la importancia de la herencia cultural, ya que Po investiga sobre su pasado, pero en ningún momento invalida el bello mensaje de la diversidad familiar, sino que lo refuerza.

En plena batalla contra Kai, que volvió a este plano existencial y derrotó a la mayoría de los maestros -incluyendo a Shifu-, el padre biológico y el padre adoptivo de Po forman una alianza para inspirarlo a convertirse en el maestro que estaba destinado a ser, pero que no había aceptado al principio. Hay varios momentos conmovedores como este a lo largo de la película, si bien la firma de Dreamworks es no profundizar en ninguna enseñanza y pasar rápidamente a los chistes. Esto funciona la mayoría de las veces porque es cohesivo con la esencia de Po, pero hay momentos que realmente necesitan y merecen un poco más de reflexión y son cortados por ese brusco paso al humor más infantil.

De cualquier manera, no afecta al resultado general. Kung Fu Panda 3 sigue teniendo una animación maravillosa, buenos personajes, y secuencias de peleas que son tan divertidas como son imposibles, pero estamos hablando de animales haciendo Kung Fu, así que nada de eso importa mucho. Es una buena adición al género, y el hecho de que se hayan preocupado por concluir la trilogía con una buena historia tiene su goce adicional.

Acerca de Emmanuel Báez 2692 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D