‘Jack Reacher: Sin Regreso’, Tom Cruise resalta en una secuela mediocre

Sigo pensando en la posible razón por la cual existe una secuela de Jack Reacher, y no se me viene a la cabeza un argumento sólido a favor, excepto que Tom Cruise no quiere perder energía entre una película de Misión: Imposible y otra, lo cual es bastante comprensible. La primera película tuvo su cuota de momentos memorables bajo la dirección de Christopher McQuarrie y el papel antagónico de Werner Herzog, que le dio un tremendo valor agregado a la obra. Esta continuación tiene sus cosas a favor, pero es mayormente algo mediocre como para recomendarla.

La trama se sitúa cierto tiempo después de los eventos de la primera entrega, y Reacher acaba de ayudar a la policía militar con la aprehensión de un policía que estaba involucrado en tráfico de personas, algo que le vale el agradecimiento de la Mayor Turner (Cobie Smulders). Sin embargo, cuando decide dejar un poco de lado su vida nómada e irse a conseguir una cita con ella, se encuentra con la noticia de que la misma fue arrestada por supuesto espionaje, algo que le resulta sospechoso a Reacher a pesar de haberse comunicado con ella en dos o tres ocasiones, y no tener realmente ningún motivo para creer que la mujer sea o no capaz de semejante acusación.

Así es como decide meterse en la investigación -todavía sin tener alguna evidencia de que haya sido una trampa-, al mismo tiempo que recibe la denuncia por aporte familiar de parte de una mujer que él dice no haber conocido jamás, y que tiene una hija que podría ser de él, aunque al principio él está seguro de que no es el caso. Por supuesto, los líos solamente pueden ir en aumento, algo que se manifiesta cuando es acusado del asesinato del abogado de la Mayor Turner. Claro que estamos hablando de un personaje que ya probó ser más que eficiente abriéndose camino, algo que habrá atraído a Tom Cruise a la hora de adaptar otra de las novelas originales.

El problema con esta continuación es que sufre de un desarrollo muy básico, repleto de diálogos simplones que parecen salidos de una película de los noventa. Cuenta con la dirección competente de Edward Zwick (The Last Samurai, Blood Diamond), pero es el guion, firmado por Zwick, Richard Wenk, y Marshall Herskovitz, el que llegó fallado de fábrica por lo que es ya desde el principio no se le puede pedir demasiado. Sin embargo, tiene buenas dosis de acción, que se traducen en Tom Cruise golpeando a todos los que se cruzan en su camino, algo que le sale de forma bastante orgánica. Siempre digo que verlo correr puede ser muy entretenido, como la increíble secuencia en Misión: Imposible III donde la cámara parece apenas seguirlo cuando se despierta en otro país y empieza a correr entre la gente.

Esta vez no corre solo, ya que está acompañado de Cobie Smulders, a quien la acción le calza a la perfección, y convence con mucha más facilidad que en la primera de Avengers, donde parecía un poco más obligada a seguir la coreografía que a lanzarse de lleno al género. También está la joven Danika Yarosh en el papel de Samantha, que podría o no ser la hija de Reacher, aunque la balanza se inclina durante un buen tiempo a favor de que sí, si nos guiamos por las semejanzas entre ambos personajes. Es también ella una buena decisión de casting, agregándole peso a la película, que luego pierde fuerza debido al guion.

La historia se pone algo interesante cuando el misterio de la acusación de ambos los lleva a investigar de forma clandestina a una compañía que parece estar ocultando algo relacionado con armas militares, y se topan con un veterano de guerra joven que confiesa haberse drogado bastante cuando estaba desplegado en Medio Orienta, y mucho más después de volver a suelo norteamericano. Ahí mismo le dieron una rápida pincelada a un tema que hubiera estado mucho más interesante de explorar, pero se quedan con el thriller común cuyo único atractivo es Tom Cruise dando patadas por doquier.

Acerca de Emmanuel Báez 2649 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D