‘Hausu’ es una psicodélica y divertidísima comedia de terror japonesa

El cine de terror oriental siempre fue muy diferente al occidental, pero Hausu es una obra aparte que resulta muy difícil de calificar. Para empezar, no es realmente una película de terror, pero sí se podría decir que contiene algunas secuencias de miedo, aunque la ejecución en todo momento se inclina hacia la comedia mediante imágenes surrealistas, situaciones absurdas, y un montaje psicodélico que es tan asombroso como confuso. Es fácil reírse de la película, como también con la misma, aunque no estoy seguro de cuáles son los momentos que uno pasa de un estado a otro, pero es irrefutable que se trata de una experiencia única del cine japonés.

La trama sigue a Oshare, una joven estudiante que lleva a sus seis amigas a pasar las vacaciones de verano en la casa de una tía a quien no ve hace mucho tiempo. Al llegar a la mansión, son recibidas por la mujer con una gran sonrisa, aunque rápidamente la noche se torna aterradora cuando las chicas empiezan a desaparecer una tras una. Sin embargo, muy a diferencia de la mayoría de los títulos de terror que siguen una premisa similar, la película las despacha con una mezcla de imaginería aberrante y extravagante que no produce pavor, sino todo lo contrario. Las escenas más extrañas siempre están acompañadas de una banda sonora que se balancea entre melancólica y risueña, y lo único que realmente está a tono con el terror son los gritos ensordecedores de las víctimas.

La película está dirigida por Nobuhiko Ôbayashi, siendo este fue su primer largometraje. Muchas de las escenas más peculiares fueron producto de la imaginación de su hija de diez años, Chigumi Ôbayashi, que terminó obteniendo crédito de «historia original». Es fácil encontrarle el sentido a eso apreciando las situaciones que atraviesan las chicas una vez que llegan a la casa, desde un piano que se come los dedos de una de ellas, hasta un ataque mortal por parte de unos colchones voladores. Lo irónico de la producción es que originalmente fue pensada como una respuesta japonesa al éxito de Tiburón de Steven Spielberg, que había motivado a los productores de Toho a financiar una película de terror que pudiera convertirse en un éxito comercial.

Hay varios elementos que fácilmente podrían haber arruinado la obra, como las interpretaciones sosas de las actrices, hasta los efectos especiales de baja calidad, pero todo el conjunto tiene un encanto que se siente en su innegable originalidad. Por un lado, las muchachas son divertidas y atractivas (la mayoría eran modelos que habían actuado en comerciales del director), y sus personajes son simpáticos, ya que se llaman de acuerdo a sus características más notables. Son Kung Fu (la chica atlética), Mac (la que come todo el tiempo), Melody (la experta en piano), Gari/Prof (la más inteligente), Sweet (la más tierna), Fantasy (la más soñadora), y Oshare (que se puede traducir como elegante). Cada una actúa de acuerdo a sus características, sin desarrollo de ninguna clase, pero la falta de profundidad no es un freno, ya que el director mantiene el ritmo con todos los trucos que trajo desde su carrera en el mundo de los comerciales.

Los juegos visuales van desde fondos pintados a mano, animación tradicional y stop-motion, y movimientos de cámara que típicamente se ven más en el anime, y que pueden llegar a desorientar. Acá no molestan porque la ligereza del guion no exige demasiada atención, por lo que solo queda disfrutar de la excentricidad del relato, adornado siempre con un estilo pop sin pretensiones. Si bien no la incluiría en el género de terror duro, vale notar algunas escenas con desmembramientos y sangre que pueden resultar estremecedoras, aunque Ôbayashi se encarga de que la fantasía predominante haga de la película una experiencia sumamente entretenida.

Acerca de Emmanuel Báez 2709 Articles
Editor en Jefe y Crítico de Cine. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society. Miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix. Jurado Festival Internacional de Cine de Mar del Plata 2018.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D