¿Por qué amamos el Cine?

De acuerdo a la base de datos de IMDb existen más de 467.000 obras cinematográficas estrenadas en cines y más de 120.000 películas para televisión. Solamente en EE.UU., la Asociación Cinematográfica tiene en su base de datos oficial más de 50.000 películas, y estoy seguro de que estos números dejan de lado una cantidad significativa de trabajos ya que los registros no son automáticos.

¿Por qué hablo de estos números? Yo amo las películas, y no solamente las amo, no podría vivir sin ellas. Si me quedara en una isla desierta y me dejaran llevar algo, sería un equipo para ver películas, y si me acorralaran y me obligaran a elegir una sola, sucumbiría a la desesperación (probablemente elija Cinema Paradiso por razones obvias). Sin embargo, tengo apenas 30 años de vida y, aunque me gusta el cine desde que tengo memoria, realmente vi hasta ahora poco más de 2.200 películas (según mi perfil desactualizado de Letterboxd). ¿Se imaginan? No es nada. Ni me atrevo a decirles algunos de los clásicos que todavía no vi. Probablemente me linchen.

Un crítico de cine dijo que “siempre es un buen año para el cine, incluso si las buenas películas son solo unas pocas…”, y me parecía oportuno recordar por qué amamos tanto el cine, especialmente cuando estamos en un país donde se trata de un arte en pleno desarrollo (y que eso no se tome como excusa porque ya tenemos muy buenos trabajos) y muchos de los que piensan en comenzar a trabajar en el medio, olvidan que toda realización comienza por la observación, y que es la única manera de hacer algo que haga valer el ticket de admisión.

Estaba pensando en explayarme al respecto, pero recordé que alguien había hecho una lista que me había gustado bastante, y decidí que es la mejor manera de que cada uno pueda aportar sus razones personales de por qué aman al cine, así que a continuación pueden leer las mías, y luego ustedes pueden continuar:

¿Por qué amamos el cine?

Porque las películas hablan de nosotros mismos, y a veces lo hacen mejor que nosotros mismos.

Por el inicio de Touch of Evil.

Por el final de Cinema Paradiso.

Porque Klaatu Barada Nikto es la mejor contraseña para desactivar a un extraterrestre.

Porque hay remakes realmente buenos.

Porque siempre tendremos Paris.

Por la pantalla gigante.

Por el sonido envolvente.

Por Chaplin.

Porque estamos en la era más grande del cine de superhéroes.

Porque el tornado en The Wizard of Oz es más creíble que el de Poltergeist.

Por la hermosa voz de Nicole Kidman en Moulin Rouge.

Por los pasos de baile de Fred Astaire.

Porque hay una película llamada The Women y no hay ningún hombre en ella.

Porque hasta la vista, baby.

Porque Han Solo disparó primero.

Por Superman, “el Padrino de los superhéroes”.

Porque desde que vimos la película, todos quisimos ser John Malkovich.

Porque el final de Primal Fear es GENIAL.

Por la voz de la Diva Plavalaguna.

Por Hitchcock.

Porque no hay mejor crítica social que en Planet of the Apes.

Porque yo soy tu padre.

Porque When Harry Met Sally… sigue siendo lo mejor de la comedia romántica.

Por el final inesperado de Audition.

Porque existen los Director’s Cut.

Y por la sonrisa de Schwarzenegger en el Director’s Cut de Terminator 2.

Porque aunque apenas es buena, Last Action Hero nos dio más ganas de vivir el cine.

Porque todos queremos a Totoro de vecino.

Porque vamos a necesitar un bote más grande.

Porque nadie pone a Baby en una esquina.

Por el magnífico y oscuro stop-motion de la versión checa de Alice in Wonderland.

Porque Seven Samurai es la mejor película de samurais.

Por Kurosawa.

Por Kubrick.

Porque a muchos les gustaría probar Leche Plus.

Por Spielberg.

Por Scorsese.

Por las Mujeres al Borde de un Ataque de Nervios.

Porque hay directores nuevos que respetan a quienes les enseñaron todo.

Por Twist and Shout en Ferris Bueller’s Day Off.

Porque la Misión nunca es realmente Imposible.

Por el cumplido de Jack Nicholson a Helent Hunt en As Good As It Gets.

Porque los clichés pueden seguir siendo buenos.

Porque nunca superarán la escena de la carrera en Ben-Hur.

Porque Norma Desmond es una ESTRELLA.

Por el Día de la Marmota… por el Día de la Marmota… por el Día de la Marmota…

Porque aunque no encontraron la bicicleta, el final de Ladri di Biciclete es bastante emotivo y satisfactorio.

Porque Víctor solo quería salir en la tele.

Por las acrobacias de Jackie Chan!

Porque The Host lo entrega todo al comienzo y sigue siendo brillante.

Porque las hay para todos los gustos.

Por el Hitler de Bruno Ganz.

Porque Metropolis no tiene par.

Porque el tipo puede cambiar de todo. De casa, de novia, de familia. Pero hay una cosa que no puede cambiar. No puede cambiar de pasión.

Por los Escalones de Odesa en Battleship Potemkin.

Por las miles de personas que trabajan en una película y no reciben el crédito merecido.

Porque ver en compañía de alguien que también sabe disfrutar es mejor.

Porque aún hay miles de películas que no se han visto.

Y aún hay miles de películas que no se han realizado.

Porque podría seguir con esta lista durante horas.

…y no importa qué tan mal podamos estar, siempre hay una película que tiene la solución.

Y simplemente porque las películas hacen del mundo un lugar mejor.

Podría continuar, pero prefiero preguntar ¿por qué aman ustedes el cine?

Acerca de Emmanuel Báez 2642 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D