‘Lean on Pete’, el viaje de la vida con un destino incierto

La vida da giros inesperados. Es una frase que comúnmente se utiliza para describir o empatizar con situaciones que no teníamos previstas y que, sin embargo, suceden. La mayoría de las veces, estas situaciones tienden a ser un más un obstáculo que una ventaja, y la manera en la que lo superamos nos hace aprender nuevas habilidades, sensaciones nunca antes experimentadas y un poco más sobre nosotros mismos. Muchos dicen que la vida se trata de aprender.

Andrew Haigh, un aclamado director inglés que debería obtener más notoriedad tras pequeñas grandes películas como la nominada al Óscar 45 Years (2015) y sus contribuciones al cine LGBT con Looking (2014), Greek Pete (2009) y Weekend (2011), nos presenta una extraordinaria odisea, modesta y sencilla, pero esencial en la reflexión sobre las dificultades de la vida, un tema universal, pero esta vez mucho más complejo que las representaciones caracterizadas en las películas coming of age.

Lean on Pete nos introduce a Charley Thompson, un chico de 15 años que vive con su padre en el interior de los Estados Unidos. Criado en un hogar disfuncional, Charley aprende rápidamente como hacerse valer en la vida y ha alcanzado una madurez fuera de lo común para su edad. Harto de su humilde hogar, al borde de la pobreza, consigue casualmente trabajo en un rancho de caballos de carrera que viaja por varios lugares del país para competir en rodeos, donde conoce y se encariña con Pete, un caballo veterano cuyos días dorados en las carreras está llegando su fin. Cuando el padre de Charley muere trágicamente, Charley y Pete comienzan una dura y emocionante odisea por la frontera de los Estados Unidos para encontrar a la tía perdida de Charley, su único pariente con vida.

Lejos de pretensiones, clichés y personajes unidimensionales que generalmente vagan sin sentido en las películas coming of age, Lean on Pete se ambienta en un universo sencillo y natural. Los silencios y las miradas ocupan gran parte de la cinta, donde sobran las palabras y las emociones son demasiadas para expresarlas verbalmente.

Charlie Plummer realiza un trabajo excepcional en el rol de Charley, poniéndose en la carrera de jóvenes promesas de Hollywood al lado Timothée Chalamet y Lucas Hedges. Su interpretación no pierde intensidad incluso en los momentos más tranquilos, y la sencillez en la que el sólido y emotivo guion lleva el desarrollo de su personaje no hace más que acentuar su extraordinario talento para este tipo de películas. Pero sobre todo, hay una vulnerabilidad en su trabajo que realmente se destaca, no solamente porque no vemos – lamentablemente – este tipo de roles masculinos en el cine, sino por la capacidad de Plummer de sostener todas las emociones con realismo asombroso.

Steve Buscemi, Travis Fimmel y Chloë Sevigny llenan el lugar de los personajes secundarios, brindando seguridad a Charley pero también representando las distintos elementos que permiten (y a veces al mismo tiempo impiden) que Charley se conozca a sí mismo y de todo lo que es capaz.

Brutalmente conmovedora, Lean on Pete es simplemente una de las mejores y más hermosas películas que nos dejó el 2018, aunque recomiendo que tengan unos pañuelos al lado a la hora de verla, por si acaso. Es una profunda reflexión sobre adónde nos dirigimos en la vida, pese a que el camino parece a punto de terminar o los obstáculos son demasiados para sortearlos por nuestra cuenta. Y así como Charley, todos necesitamos a alguien como Pete, el caballo: alguien en quien apoyarnos.

Acerca de Maximiliano Núñez 99 Articles
Escritor ocasional, aficionado al arte y amante del cine independiente.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D