‘Jaws’, una emocionante y sangrienta odisea marítima

El verano estadounidense de 1975 se vio plagado de tiburones cuando Steven Spielberg, luego de una prolongada y complicada producción, estrenó su tercera película, Jaws. La premisa era simple: en una idílica isla veraniega, un gran tiburón blanco acecha a los turistas, y ya se ha cobrado dos víctimas fatales. El jefe de policía Martin Brody (Roy Scheider) recluta al biólogo marino Matt Hooper (Richard Dreyfuss) y el cazador profesional de tiburones Quint (Robert Shaw) para aniquilar a la feroz bestia antes de que cobre más vidas. Spielberg entonces contaba con solo dos créditos en su nombre, su enigmática ópera prima Duel (1971) y el drama criminal The Sugarland Express (1974) cuando fue reclutado por Universal Pictures para dirigir Jaws. Una serie de elementos narrativos y publicitarios hicieron que esta cinta, basada en la novela homónima de Peter Benchley, se convierta en uno de los éxitos más grandes de la taquilla en la historia.

El largometraje es un claro ejemplo de lo que se convertiría en un prototipo del cine de Spielberg: el ser humano, a veces dotado con una habilidad especial, se enfrenta a una fuerza con poderes casi sobrenaturales, que amenaza la existencia de otras personas, en las que se incluyen los seres queridos del protagonista; en este caso, la esposa y los dos hijos del jefe Brody. En un esquema sencillo, pero efectivo. Aquí no hay pretensiones artísticas ni mensajes subliminales: lo que se ve es lo que sucede. La dirección de Spielberg es soberbia, posee una visión única para contar historias en la pantalla grande. Las tomas submarinas inspiradas Creature from the Black Lagoon (1954) y el energético montaje hacen que no puedas despegar tus ojos de la pantalla. Por supuesto, gran parte del crédito lo tiene John Williams, quien creó una icónica banda sonora que posee la dosis perfecta de suspenso y anticipación que necesita la película.

Al término de una extensa filmación, en la que se superaron los límites de presupuesto y tiempo, Universal Pictures inició una campaña de publicidad masiva para Jaws, gastando casi dos millones de dólares en anuncios en todos los medios de comunicación disponibles. Esto ocasionó una gran expectativa en el público, y cuando la cinta al fin vio la luz en el verano de ese año, fue un completo éxito. Superó cualquier perspectiva que los productores tenían y se convirtió en la película más taquillera de todos los tiempos, al menos hasta el estreno de Star Wars (1977), dos años más tarde. No obstante, Hollywood vio una oportunidad de llenar sus bolsillos con películas comerciales – en especial las de acción, suspenso y aventuras – que fueran lanzadas durante el verano, y así nacieron lo que hoy conocemos como un blockbuster de verano’. 

Pero su influencia va más allá de un mero logro comercial. Jaws ha sido objeto de numerosos análisis cinematográficos a lo largo de la historia, que describieron a la película como una restauración de la seguridad ideológica de los Estados Unidos, en una época llena de incertidumbre. La completa ausencia de personajes femeninos sustanciales, lamentable característica recurrente en los filmes de Spielberg, puede leerse como una respuesta al desasosiego comunitario experimentado por el escándalo Watergate; un hombre blanco, en apariencia ordinario, restaura el orden con su heroísmo y supera sus miedos para salvar a sus seres queridos. La idea de que este hombre podría ser cualquier ciudadano común y corriente representa un símbolo de esperanza, y esta idea es subrayada con el inspirador final de la película.

Es increíble pensar que tras el estreno de la película mucha gente dejó de ir al océano por miedo a sufrir el terrible destino de los personajes en la película. La susceptibilidad de las audiencias es algo que la industria del cine utilizó a su favor, pero que hasta la llegada de Jaws, es algo que le había pasado por alto. Las películas de terror se convirtieron en las favoritas para ser lanzadas como blockbusters de verano a partir de entonces, y pese a que hoy en día el género tiene sus más creativos representantes en el cine independiente, continúa siendo una tendencia cíclica. Puede que Spielberg no haya evolucionado mucho en su técnica desde entonces, pero Jaws revolucionó la forma de estrenar películas en el cine, con una mordida a la vez.

Acerca de Maximiliano Núñez 129 Articles
Redactor y crítico de cine. Amante del cine independiente.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D