El sangriento legado de ‘Halloween’ en el cine de terror slasher

Flashbacks de Terror es un rincón en donde recordamos a las películas más memorables que marcaron un antes y un después en el cine de terror.

«Me encanta ejecutar a la audiencia como un piano» dijo una vez Alfred Hitchcock. Al parecer, John Carpenter se tomó las palabras del maestro del suspenso muy enserio. Inspirada directamente de Psycho (1960), la obra maestra de Hitchcock, Carpenter estrenó Halloween, su tercera película, en 1978. Un film independiente con apenas $300,000 de presupuesto y que, si bien recaudó muchos dólares en taquilla, recibió infinitas críticas negativas tras su estreno.

La historia comienza con el pequeño Michael Myers, un niño psicópata que asesina a su hermana una noche de Halloween en la ciudad ficticia de Haddonfield. La secuencia inicial se convirtió en un icónico referente en el cine, pues Carpenter nos hace ver la manera en la que Michael percibe las cosas que suceden a su alrededor, y el espectador mismo se convierte en asesino.

Muchos años después, en 1978, Michael Myers se escapa del asilo psiquiátrico en donde estaba retenido desde el incidente de su hermana, y regresa a Haddonfield el día previo a la noche de Halloween, donde comienza a acosar a Laurie Strode, una estudiante de secundaria que hará de niñera esa misma noche en la ciudad. El psiquiatra de Michael, el Dr. Sam Loomis, sabiendo las intenciones de Michael, va a Haddonfield para encontrarlo y detenerlo.

En Halloween nos encontramos con el modelo de un slasher perfecto, un subgénero que tuvo sus inicios con Psycho y fue evolucionando con The Texas Chain Saw Massacre y Black Christmas, ambas de 1974, hasta llegar a la cinta de Carpenter, y que se caracteriza por los mismos factores que hicieron a Halloween la película más influyente del slasher.

En primer lugar, la idea del asesino enmascarado. Si bien podríamos atribuir a Leatherface de The Texas Chain Saw Massacre este punto, fue Michael Myers el que perfeccionó la imagen del asesino del slasher cuando Carpenter ofreció al espectador un punto de vista más personal al espectador, así como una historia previa que explicara ligeramente los orígenes del personaje. Myers se convirtió en uno de los asesinos más míticos del cine de terror, e inspiró el nacimiento de otros íconos del género como Jason Voorhes y Freddy Krueger.

Las reglas del slasher también nacen con Halloween; unos parámetros que los adolescentes – protagonistas por excelencia de las películas de este subgénero – generalmente quiebran y terminan siendo asesinados. Estas reglas son numeradas en la película Scream (1996):

  • Regla 1, no tener sexo;
  • Regla 2, no beber ni consumir drogas y
  • Regla 3, nunca decir las frases «Volveré enseguida, ¿Quién está allí? y ¿Hola?»

El incumplimiento de estas reglas equivale a muerte, y prueba de ellos son los tres personajes de Halloween que son asesinados por quebrar las normas.

Por último, la figura de la chica final es la clave del éxito de muchas películas slasher. La razón por la que este elemento se le atribuye a Halloween y no a The Texas Chain Saw Massacre, que merece una reseña aparte, es porque Halloween fue la pionera en muchos más elementos del subgénero. Jamie Lee Curtis, hija de la protagonista de Psycho, Janet Leigh, interpreta a Laurie Strode, la inocente pero valerosa chica final de la película. A diferencia de sus amigos, Laurie no rompe ninguna de las reglas en la noche de Halloween, y es fácil sentir empatía por ella; es la chica modelo, pero para nada soberbia. La actuación de Curtis en las últimas escenas es memorable y la audiencia apostaba a los dotes de astucia y fuerza de Laurie. Este rol elevó a Curtis al estrellato, pero más importante, fue apodada por los fanáticos del cine de terror como “La Reina del Grito” por su participación en nada más y nada menos que nueve películas de terror hasta la fecha, desde los clásicos de culto Prom Night (1980) y The Fog (1980), esta última también de Carpenter, como en seis de las diez películas de Halloween.

Todos estos elementos se han establecido de tal manera que muchos historiadores sostienen que Halloween es responsable de la nueva ola de horror que surgió durante la década de 1980. Debido a su popularidad, Halloween se convirtió en un modelo para el éxito que muchas otras películas de terror, como Friday the 13th (1980) y A Nightmare on Elm Street (1984), seguirían. Si bien el slasher es más bien cosa del pasado, la influencia y el legado de Halloween se filtra inconscientemente en muchas cintas recientes como You’re Next (2011) o It Follows (2014).

Hoy en día, Halloween es una franquicia que abarca 11 películas que recaudaron aproximadamente $366 millones en todo el mundo. La última, de estreno en el 2018, está protagonizada por la misma Jamie Lee Curtis y se sitúa 40 años después de la original. La cinta está siendo un éxito y ya hay planes para una secuela, lo que nos indica que Halloween es una historia para todos los tiempos. Porque a pesar de que pasan los años, todas las generaciones tendrán su propia versión del ‘cuco’ que acecha hambriento de sangre en la noche de Halloween.

Acerca de Maximiliano Núñez 105 Articles
Escritor ocasional, aficionado al arte y amante del cine independiente.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D