‘El Exorcista’, un retrato visceral de la profanación de la inocencia

Flashbacks de terror es un rincón en donde recordamos a las películas más memorables que marcaron un antes y un después en el cine de terror.

Apenas un día después de la Navidad de 1973, las calles cercanas al Teatro Westwood de Los Ángeles se llenaban de filas formadas por jóvenes y adultos ansiosos y emocionados por deleitarse de una anticipada cinta de terror que prometía espantar a quien se atreviera a verla, sin saber que lo que estaban por presenciar se convertiría en uno de los mayores eventos culturales de la historia del cine.

Han pasado ya cuarenta y cinco años desde el estreno de El Exorcista, probablemente la cinta más emblemática del cine de terror estadounidense, pero la particularidad que la hizo célebre sigue intacta. La aterradora historia de la dulce niña que es víctima de una posesión demoníaca fue la semilla que transformó para siempre el género de terror y estableció el modelo que seguirían las películas posteriores.

Tal fue el impacto de la película en el cine de terror moderno, que es imposible no encontrar minúsculos vestigios de ella en películas como The Conjuring o The Rite, filmes que asustan hoy en día a una generación distinta, en la que los exorcismos parecen ser un recurso del pasado. Pero en aquel entonces, nadie había penetrado la mirada de manera tan cruda al exorcismo en el cine como lo hizo William Friedkin en su obra más recordada.

Con el correr de los años, la historia sobre la posesión diabólica de la pequeña Regan ha inspirado un sinfín de películas que hoy en día es difícil creer que, en aquel entonces, El Exorcista fue una de las cintas más originales de su tiempo. Tal vez las sensaciones que asustaron a toda una generación no tengan el mismo efecto casi medio siglo más tarde, pero es el retrato íntimo y crudo de Friedkin sobre el sacrilegio de la inocencia, y las perturbadoras consecuencias que conlleva esto en un ambiente de terror a lo desconocido, lo que inmortalizó el alma de esta película y la convirtió en una de las cintas de terror más aclamadas de la historia.

Las interpretaciones del elenco también consiguieron captar con exactitud la dimensión de los perversos sucesos que acontecieron en la película: Linda Blair, quien interpreta a la niña más famosa del cine de terror, Regan, hace un trabajo excepcional en uno de sus primeros roles, explorando a un paso increíblemente notorio la metamorfosis de su personaje que se manifiesta de manera física y psicológica. Y si bien el resto del elenco, entre los que se encuentran el genial Max von Sydow y Jason Miller, aporta una credibilidad original a la cinta, solo la actuación de la legendaria Ellen Burstyn es comparable a la de Blair, pues es a través de ella que seguimos la caída de Regan al siniestro abismo hacia la que es arrastrada. Ambas actrices protagonistas fueron reconocidas con sendas nominaciones a los premios de la Academia en 1974, en donde la cinta no solo consiguió 10 nominaciones (terminó ganando 2 premios), sino que hizo historia al convertirse en la primera película de terror en ser candidata en la categoría de Mejor Película.

Así mismo, los aspectos técnicos –la impactante banda sonora y una cinematografía icónica– le conceden a El Exorcista un ambiente objetivo y equilibrado que es difícil no creer que es una historia real. De hecho, eso es exactamente lo que la audiencia pensaba al salir de ver la cinta en las salas de cine. Se reportaron distintos incidentes en donde miembros del público se desmayaban o salían despavoridos de las funciones, perturbados por una experiencia que no se había visto jamás hasta entonces en el cine.

Y es que allí reincide el efecto principal del género de terror: provocarnos sensaciones que nos persigan hasta mucho tiempo después de abandonar las proyecciones, algo que pocas películas han logrado hasta hoy en día. El Exorcista, sin duda alguna, es una de ellas.

Acerca de Maximiliano Núñez 97 Articles
Escritor ocasional, aficionado al arte y amante del cine independiente.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D