‘Spider-Man: Un Nuevo Universo’ es emocionante en todas las dimensiones

Marvel Studios supo responder a su manera la pregunta de cómo podía el personaje de Spider-Man recuperar su esencia después de un reboot fallido y cinco películas con estilos y visiones muy diferentes, pero en el gran esquema de las cosas, Spider-Man Homecoming seguía siendo una revisión live-action limitada por un universo cinematográfico donde las reglas ya habían sido establecidas mucho antes. Homecoming fue muy entretenida y se sintió un alivio generalizado por cómo su ejecución le permitió al superhéroe volver a su raíz con una historia propia. Spider-Man: Un Nuevo Universo es un producto totalmente diferente a ese y a todo lo que se hizo antes con los héroes de Marvel, y muy distinto a todo lo que se vio en el cine de superhéroes en mucho tiempo. Es doblemente sorprendente teniendo en cuenta que es del estudio que hizo la película de los Emojis solo un año atrás.

La película es una historia de origen más, pero el acercamiento de los directores Rodney Rothman, Bob Persichetti, y Peter Ramsey (este último codirector de la infravalorada Rise of the Guardians) es la definición de frescura e innovación. El personaje de Miles Morales atraviesa varios de los mismos senderos que Peter Parker, pero las situaciones son muy diferentes y el contexto hace que su evolución sea rica y emocionante. El envoltorio es una animación que evoca la sensación de estar leyendo páginas de un comic mientras este cobra vida con detalles visuales que mantienen la esencia del papel pero la traslada a la pantalla grande con vasto ingenio. Escenas divididas en paneles, onomatopeyas impresas para resaltar los efectos de sonido, cuadros de diálogos y pensamientos que acompañan la transformación del protagonista mientras este descubre sus nuevos poderes. Otras películas ya adoptaron estilos similares pero ninguna se sintió tan auténtica y fantástica como la introducción del mejor Hombre Araña de esta década.

La trama nos sitúa en la ciudad de Brooklyn, en una dimensión donde el héroe titular existe desde hace diez años. El mismo relata su historia de origen y repasa sus aventuras más importantes, describiendo escenas de las películas que pertenecen a la trilogía de Sam Raimi, la serie animada clásica, y algunos momentos del reinicio de Marc Webb. Sin embargo, esta no es su historia, sino la de Miles Morales, un chico adolescente de padre afroamericano y madre latina que se lleva bien con los estudios pero prefiere pasar el tiempo haciendo grafitis con su tío Aaron, que no es tan apreciado por el resto de la familia. En una de las salidas, Miles es picado por una araña radioactiva, y su vida cambia para siempre, aunque no sin antes toparse con Spider-Man mientras este lucha contra Kingpin y otros villanos secundarios, intentando detener la activación de un colisionador interdimensional que accidentalmente trae a su dimensión a distintas versiones del superhéroe arácnido de otras realidades.

Ahora le toca a Miles lidiar con sus poderes mientras todos los “Hombres Araña” lo ayudan a conocerse. Estos son Spider-Man Noir, que viene de una dimensión donde todo es blanco y negro; Peni Parker, que viene del futuro y tiene una conexión psíquica con una araña que maneja un robot; Gwen Staci, que se convirtió en Spider-Woman hace un par de años y todavía no supera la muerte de su mejor amigo; Peter Porker, que es una versión porcina del superhéroe; y, finalmente, Peter B. Parker, el Hombre Araña de otra dimensión que se convierte en una figura casi paternal, adoptando el título de mentor en esta odisea con la que Miles no logra conciliarse. La dinámica grupal se convierte en el aderezo que va sazonando la trama con buenas dosis de humor, mientras el drama en el núcleo de la historia es Miles enfrentando este nuevo mundo en un curso acelerado de madurez y fuerzas superheróicas. Entre tantos elementos se alcanza un balance perfecto tanto en lo tonal como en lo estructural, y eso es algo triunfal, más todavía teniendo en cuenta la cantidad de villanos y héroes que intervienen.

La variedad de personajes que usan la máscara no responde solamente a la intención de agregar diversidad, sino al espíritu sincero de Spider-Man, que no es más que un título que amplifica la bondad y la esperanza de cada uno. Claro que hace falta que a uno le pique una araña radioactiva, pero por algo la visión de Venom, el reflejo negativo de Spider-Man, es un ser deforme y monstruoso. En esta dimensión, el chico que recibe los poderes también adquiere la capacidad de volverse invisible y generar energía eléctrica con las manos, habilidades que tienen cierta relación con su entorno social y familiar. Miles decide constantemente desaparecer de los ojos de su padre, un oficial de policía, y su deambular es enérgico y decidido, aunque algo torpe por la edad. La pubertad ya está detrás de él pero todavía se mueve como si tuviera esa energía explosiva acumulada y no es muy ágil al intentar parecer más grande de lo que es. Estas cualidades lo hacen sumamente entrañable y es muy fácil alentarlo.

Las secuencias de acción son todavía más geniales con el estilo de animación que eligieron para esta producción. Quizás parezca algo falto de fluidez al principio, pero la vista se adapta rápidamente así como una imaginación hambrienta lo hace cuando uno lee las páginas de un comic, llenando los espacios sin ningún problema. La película explota en colores y figuras pero no hay un solo momento perdido y, con una banda sonora algo hip-hopera más un acompañamiento orquestal inspirado, hay suficiente como para volver al cine más de una vez. Las películas de Marvel Studios seguirán su camino, y tal vez nunca dejen de ser entretenidas, pero la vivacidad de Spider-Man: Un Nuevo Universo presente en cada centímetro de la textura es algo único y grandioso que merece vítores por el riesgo asumido y el éxito conseguido.

¿Qué les pareció la película? Dejen su calificación y comenten!
Total: 1 Promedio: 5
Acerca de Emmanuel Báez 2637 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D