‘Yesterday’ desaprovecha una de las premisas más fantásticas del año

¿Qué pasaría si alguien despertara un día siendo la única persona que sabe de la existencia de Los Beatles? Esa sí que es la madre de todas las preguntas. Como dice mi buen amigo Cristhian Aguilera usualmente en los podcasts que hacemos, hay películas que plantean preguntas imposibles de responder y terminan aplastadas bajo el peso de sus propias expectativas. Yesterday, la nueva película de Danny Boyle, es el ejemplo perfecto. Jack Malik (Himesh Patel) es un músico talentoso que no consigue acercarse al éxito, hasta que una noche ocurre un accidente y él despierta en una realidad alterna donde Los Beatles nunca existieron y solo él puede recordarlos. Aprovechándose de este hecho, Jack empieza a cantar todas las canciones del legendario grupo inglés, y pronto el impacto de las letras empiezan a hacer eco a lo largo y ancho de todo el mundo, abriéndole el camino a la fama que tanto anhelaba.

Entonces, ¿cómo sería un mundo sin Los Beatles? Pues la película no responde esa pregunta, pero sí ofrece una historia romántica simple y de fórmula que cumple porque la química entre su protagonista y Lily James es realmente palpable. James interpreta a Ellie, mejor amiga y representante de Jack, que viene acompañándolo en su sueño desde hace una década. Ellie está enamorada de él desde siempre, pero la relación que tienen jamás pasó a ese ámbito, más que nada porque Jack nunca la miró con otros ojos. Así que cuando él finalmente empieza a tener éxito y debe irse de la ciudad para concretar esa meta, ambos se separan por primera vez en mucho tiempo. Si vieron una o dos películas románticas que sigan una premisa similar, ya saben exactamente de qué va la cosa. La chica que siempre estuvo frente a sus ojos contra el éxito repentino que hace que su mundo gire por completo. No hay nada que se pueda arruinar contando más sobre la trama.

¿Y dónde quedan las canciones de Los Beatles en todo esto? Pues apenas como compañía de la trama, casi como una excusa para ponerlas en una sola película, ya que la misma puede funcionar perfectamente si se tratase de otro grupo, o si fueran canciones originales. El hecho de que sean canciones de Los Beatles no tiene ninguna incidencia en la historia, y eso hace que sea una de las decepciones más grandes del año. Por supuesto, son grandiosas, emotivas, impactantes, nostálgicas, y todos los adjetivos que se hayan dicho sobre las obras de Los Cuatro de Liverpool, pero sería lo mismo que ver un concierto pasado en la pantalla grande, o ir a una presentación de una banda tributo, o simplemente ponerlas en Spotify a todo volumen en la casa. Las canciones siempre tendrán ese efecto, pero en el contexto de la película, no sirven para nada más.

El guion firmado por Richard Curtis es bastante directo y satisface cuando se enfoca en el desarrollo de la comedia romántica, terreno donde tiene experiencia habiendo escrito memorables películas como Love, Actually y About Time. A la mitad procura meter algo de crítica a todo el proceso industrial de la producción musical, sazonando con situaciones disparatadas que podrían evolucionar a la sátira, pero abandona por completo la exploración de estos temas en favor de la fórmula inicial. Esos momentos están elevados, no por el guion, sino por la fantástica intervención de Kate McKinnon como Debra, la nueva representante, cuyo timing cómico es simplemente magistral. También la aparición de Ed Sheeran, que se interpreta a sí mismo, le da a la historia algo de autenticidad, y al menos tiene más sentido que su desencajada aparición en Game of Thrones.

Boyle le imprime algo de personalidad a la película, pero más que nada es un guía en la odisea del protagonista, tomando pocos riesgos narrativos. Igualmente, si no fuera por él, quizás estaríamos hablando del Bohemian Rhapsody de este año, pero hay un buen manejo del ritmo, y el montaje es bastante lineal, lo que ayuda a que todo sea más digerible. A eso le sumamos el estupendo casting de James y el descubrimiento agradable de Patel, que conforman una pareja encantadora. Con respecto al legado de Los Beatles, la película realmente no tiene nada que aportar.

Acerca de Emmanuel Báez 2661 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D