‘Vox Lux’ es una macabra fábula sobre el precio de la fama

Celeste (Raffey Cassidy), de apenas 15 años de edad, está acostada mirando al vacío, junto a un hombre mayor que acaba de conocer, mientras entrega un cansino monólogo sobre lo que ella ama de la música pop. ‘No quiero que la gente piense demasiado. Solo quiero que se diviertan’. Ella habla sobre un extraño sueño recurrente que relaciona con las cosas que suceden a su alrededor mientras se encamina a convertirse en una de las estrellas pop más influyentes de este siglo.   

La vida de Celeste es presentada en Vox Lux, cinta dirigida por Brady Corbet, cuya ópera prima The Childhood of a Leader fue una gran revelación tras su debut en el Festival de Venecia en el año 2013. Vox Lux explora los altibajos de la fama y el efecto de los sucesos de la infancia durante la adultez. Aparenta ser un tema trillado, pero Corbet halla la manera de presentar el filme sin comprometer su originalidad y estilo.

Como Celeste se convirtió en una superestrella de la música toma la primera mitad de la película, el Acto I: Génesis. Es 1999, y Celeste, entonces una estudiante de secundaria, es la única sobreviviente de su clase a un tiroteo escolar, que la dejó con una severa lesión en la columna vertebral. Mientras se recupera, ella y su hermana Ellie (Stacy Martin) componen una canción que Celeste interpreta en el memorial de las víctimas del tiroteo. La canción se convierte inesperadamente en un éxito, y Celeste es escogida por un influyente manager (Jude Law). En los siguientes dos años, Celeste comienza a construir su carrera junto a su hermana, alejándose de la identidad y la inocencia que la caracterizaba.

El Acto 2: Renacimiento, nos lleva 16 años más tarde, en 2017. Celeste (esta vez Natalie Portman) ha protagonizado varios tipos de escándalos relacionados con drogas y alcohol, y su carrera se enfrenta a una gran controversia: ocurre un tiroteo en Croacia, en donde los perpetradores utilizaron vestuarios idénticos a los que ella popularizó en un video musical hace muchos años. Mientras se prepara para su primera noche de un tour de conciertos, Celeste lidia con la difícil relación con su hija adolescente Albertine (también interpretada por Raffey Cassidy) quién fue criada por su tía Ellie, su frágil relación con la prensa y las tormentosas cicatrices que el pasado dejó en ella.

Vox Lux está narrada por Willem Dafoe, que nos cuenta distintos aspectos de la vida de Celeste, lo que le entrega un efecto bastante lúgubre a la película. La dirección de Corbet recuerda mucho al cine de Stanley Kubrick, la superficialidad de los sentimientos expresados en la pantalla es acompañada por tomas y planos fríamente calculados.

El elenco realiza una labor aceptable en lo que cabe, con Cassidy destacándose en su primer gran rol, pero es Portman quién entrega una de las mejores interpretaciones de su carrera en los últimos años, aseverando su lugar como una de las mejores actrices de la década. Además, añade una nueva cara a su multifacética trayectoria, pues ella misma baila e interpreta las canciones de la película, todas ellas escritas por Sia. Destaco particularmente la balada ‘Wrapped Up’, qué definitivamente debió haber tenido un lugar entre las nominadas a los premios de la Academia.

Vox Lux no es una película perfecta, pero si retrata a la perfección una vida vivida a medias, lo que, lamentablemente, sucede a varios personajes que admiramos en la música y en el cine. Nos recuerda de la importancia de procesar y superar los traumas y eventos trágicos que inevitablemente marcan nuestras vidas, antes de que ellos nos superen y guíen el sendero de nuestro día a día. Más que nada, expone la cortina que oculta un mundo de extravagancias y excesos que acompañan a los afortunados – o desafortunados, depende de cómo lo veamos – que entregan su vida bajo el reflector a cambio de oír sus nombres en los labios de una multitud.

Acerca de Maximiliano Núñez 105 Articles
Escritor ocasional, aficionado al arte y amante del cine independiente.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D