‘Tomb Raider’, el nacimiento de una verdadera heroína

Lo primero que todos se estaban preguntando con respecto a esta nueva película de Tomb Raider es qué tal queda Alicia Vikander en comparación a Angelina Jolie, y déjenme decir de entrada que Jolie fue una buena Lara Croft, pero Vikander es excepcional y tiene un rol mucho mejor definido. En el año en el que se está dando mucha más presencia a la fuerza femenina en el cine, creo que este género en particular finalmente está rompiendo su «maldición», y me alegra que sea con un personaje como el de Lara, que tiene potencial para convertirse en una gran heroína si es que llegan a concretar la franquicia que ahora están buscando iniciar con esta película. Dirigida por Roar Uthaug (The Wave) y escrita por Geneva Robertson-DworetAlastair Siddons, esta obra adapta también el reinicio de la saga de videojuegos lanzada en el 2013, con un resultado mayormente positivo.

Ya desde el principio está claro que fue un casting perfecto, cuando conocemos a esta nueva Croft en medio de un encuentro de kickboxing amistoso donde propina patadas altas y puños con gran velocidad, aunque finalmente es vencida por un claro problema de confianza propia, típico de los héroes que todavía no descubren aquello que los motivará a desafiar por completo lo aprendido para convertirse en la persona que necesitan ser. Este es el origen del personaje, por lo cual estamos atascados en una media hora de introducciones, algunas llevaderas, y otras que se sienten obligatorias. Todo lo que tiene que ver con Lara en acción -como una secuencia de carrera de bicicletas- se siente indispensable, y está muy bien presentado, adelantando que Uthaug es bueno para encuadrar la acción para que se sienta real, algo que ayudará más adelante en la historia.

En esta versión, Lara reniega su herencia, ya que eso conllevaría aceptar que su padre lleva muerto más de seis años, luego de haber desaparecido en uno de sus tantos viajes de negocios que lo mantenían alejado de su hija, a quien demostraba todo el cariño del mundo, pero en dosis muy esporádicas. Cuando finalmente acepta seguir adelante, descubre que su padre le dejó un acertijo, el cual resuelve rápidamente, exponiendo la vida secreta de su progenitor. Este había pasado los últimos años de su vida tratando de llegar a una mítica tumba ubicada en una isla desconocida, que podría contener un ser espeluznante capaz de eliminar toda vida en el planeta, por lo que le dejó un mensaje a su hija pidiéndole que elimine de su escondite todo material relacionado para que no caiga en manos de una organización llamada Trinity, que está decidida a desenterrar la tumba y liberar el mal.

Como un gastado checklist, Lara desobece a su padre y se embarca en la aventura de llegar a la isla donde cree que podría encontrarlo. Sin embargo, a pesar de que el guion toma varios pasos cliché que podrían resultar anodinos, es Vikander la que siempre termina elevando la calidad del material con una personificación intensa y muy humana, acentuado también por unos geniales momentos atípicos en cines de acción.

La primera vez que ella se ve obligada a matar usando el peso de su propio cuerpo y una fuerza verosímil, se queda arrodillada junto al cuerpo del soldado que acaba de eliminar, jadeando de la conmoción y contemplando lo que acaba de ocurrir. Es un momento muy inusual que casi nunca se da en este tipo de películas, especialmente las que cuentan el origen de un personaje. Lara acaba de matar por primera vez y Vikander es brillante al representar ese shock, marcando uno de los momentos geniales del guion, que en ocasiones se toma el tiempo de darles tres dimensiones a sus protagonistas con sencillos detalles que hacen la diferencia entre un film de acción genérica y uno interesado en las consecuencias de las acciones. A diferencia de las películas anteriores, esta muestra a una joven vulnerable, pero determinada a encontrar la verdad, despojándose en el camino de la piel que había habitado durante tantos años, la cual la mantenía inactiva a pesar de estar viva.

En su primera gran aventura, tendrá la compañía de Lu Ren (Daniel Wu), el dueño de un barco que, hasta minutos antes de su llegada, se encontraba ahogando sus penas en alcohol. Lo mejor es lo que pasa después, cuando Lara le revela que los padres de ambos parecen haber colaborado, ya que ambos desaparecieron en el mismo tiempo. Ren no acepta el dinero de Lara al principio, pensando bien en la información que acaba de recibir y se esconde detrás de una fachada de firmeza solo para no demostrar debilidad. Son pequeños gestos como estos lo que dan más personalidad a los personajes, haciendo que uno se interese fácilmente en sus destinos. Hasta el propio villano de turno, salido directamente de cualquier film de acción de los noventa, tiene su tiempo para revelar que no está nada interesado en estar donde está, y que su objetivo es cumplir con la misión lo antes posible para poder regresar a su familia. Aunque vuelve a caer en lo predecible después, está bien delineado gracias a una genial interpretación por parte de Walton Goggins, que encima tiene un rostro que realmente dice «cine de acción de los noventa» en todo momento.

En cuanto a misterios se refiere, es tal vez algo decepcionante. Nunca se siente como que Lara está realmente solucionando adivinanzas nuevas sino como que lo está haciendo de vuelta tras haberlos resuelto anteriormente. No hay urgencia en los acertijos y el público realmente no participa de estos, lo que le resta emoción. En ese sentido Uthaug falla porque el suspenso es prácticamente nulo, por lo que las escenas donde hay algún misterio se sienten bastante simples y poco efectivos. Por fortuna, la acción del director es más que entretenido y, una vez más, se ve ensalzado por la intensidad de Vikander, que demuestra verdadero sudor y tiene unos gritos desgarradores que le dan más autenticidad a su interpretación. Un punto extra bueno también es que la película carece de elementos sobrenaturales, lo que le agrega más peso a todo el desarrollo y los obstáculos que va enfrentando Lara, a pesar de que estos no sean tan memorables. Finalmente todo recae en la actriz, que hasta parece a veces que es demasiado buena para la película, y espero que vuelva a tener la oportunidad de brillar todavía más porque es más que capaz de hacerlo.

¿Qué les pareció la película? Dejen su calificación y comenten!
Total: 4 Promedio: 4.5
Acerca de Emmanuel Báez 2651 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D