‘Maestras del Engaño’, un verdadero desperdicio de talentos

Parece ser que está de moda realizar filmes sobre estafas, la última que se estrenó comercialmente y de la cual se habló mucho fue Ocean’s 8 (2018), con mujeres en el reparto, fórmula que tal vez quiso copiar el director Chris Addison ahora con Maestras del Engaño, pero le salió el tiro por la culata.

Con Anne Hathaway (quien también estuvo en Ocean’s 8) y Rebel Wilson como protagonistas, el filme del cineasta galés es un remake de Dos Pícaros Sinvergüenzas (1988), con Steve Martin y Michael Caine, solo que en este caso se invierten los roles ya que son mujeres las que ahora estafan a hombres millonarios, tratando de dar algo «novedoso» a la cinta.

Ni siquiera hace falta ver la película anterior para darse cuenta de que la actual ofrece un guion muy básico: Josephine (Hathaway) es la típica mujer refinada y con buena figura que tiene todo a su alcance y Penny (Wilson) es la chica con sobrepeso, con pocos recursos y que debe sobreesforzarse para intentar alcanzar a la otra. Resulta un poco molesto que a estas alturas se tenga que usar la comparación de la contextura física para hacer el ridículo y sostener la obra.

Ambas son estafadoras y siguen caminos diferentes, pero en un momento se cruzan y se estorban, por lo que cada una deberá deshacerse de la otra con el fin de lograr exclusividad en el “negocio”. Luego, las dos se retan a duelo por un joven experto informático (Alex Sharp) para ver quién se queda con todo.

Chistes básicos y algunas que otras risas es lo que ofrece Maestras del engaño, que en verdad resultó un verdadero engaño para el público. El filme cuenta con tremendo dúo de actrices que supieron interpretar sus papeles, pero que fueron ahogadas por la historia nada nueva que se pretendía contar.

Las dos no fueron bien aprovechadas en su faceta de comediantes. Hathaway y Wilson ya brillaron anteriormente por sus interpretaciones en otras comedias y por las historias bien trabajadas, algo que no se logró con la cinta de Addison, porque a pesar de que cada una hizo lo suyo, no resaltaron por culpa de la trama. Una película debe ser como una orquesta sinfónica en la que todas sus partes trabajen armoniosamente: historia, actores, banda sonora, vestuario, etc.

Hollywood debería de reinventarse, no trayendo a la actualidad viejas películas innecesariamente. No todo remake funciona y más si el guion resulta tan obvio para el público que cada vez es más exigente.

Acerca de Sonia Montiel 2 Articles
Periodista. Community Manager. Amante del cine y las series.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D