‘The Assistant’, un silencio que denuncia

The Assistant puede considerarse como una serie de buenas decisiones que conforman un todo. Desde la puesta en escena hasta el laconismo de diálogos, la directora australiana Kitty Green escribió y dirigió este poderoso largometraje que retrata con exactitud las condiciones laborales que enfrenta una joven mujer en un ambiente tóxico. Pero lejos de la frivolidad de películas similares como Bombshell (2019), aquí abundan los silencios, la sutileza y el poder de la interpretación del espectador, creando un trabajo más consistente y relevante. La película está inspirada en los testimonios de personas que trabajaron para el magnate Harvey Weinstein, quien fue acusado y sentenciado por violación, acoso y abuso sexuales, que cometió en un periodo aproximado a treinta años. Aunque el nombre de Weinstein no se menciona en el filme, las similitudes hablan por sí solas.   

La narrativa de The Assistant es simple: una crónica de 24 horas en la vida de Jane (magistral Julia Garner), una introvertida joven que tiene la aspiración de convertirse en una productora de Hollywood, pero que mientras se desempeña como asistente para un poderoso hombre en la industria del cine, cuyo nombre y rostro permanecen en el anonimato, una sabia decisión. Más que una asistente, Jane representa una figura indispensable y al mismo tiempo invisible en el lugar de trabajo; es la primera en llegar, y la última en salir. Ha adoptado una postura sumisa y discreta en comparación con sus colegas masculinos, quienes parecen estar acostumbrados a las situaciones un tanto inusuales que suceden en el lugar. Le delegan las tareas más tediosas, como lidiar con las histéricas llamadas de la esposa de su jefe, y ella las realiza sin protestar. Jane ve, siente, escucha, y calla.

Ver The Assistant podría dar la impresión de ser un acto de mero voyeurismo: vemos a la protagonista salir de casa, comer el desayuno, limpiar la oficina, realizar fotocopias… la rutina en su máxima expresión. Pero esto no es en vano. Green ejecuta un trabajo excepcional en crear una atmósfera, un humor, que rodea la esencia de la película a través de estos pequeños momentos que parecen ser innecesarios. El silencio juega un papel elemental, puesto que, con la excepción del principio y el final, la cinta transcurre en un silencio tenso y sutil, que acusa y denuncia todo lo que no somos capaces de ver y escuchar. Julia Garner ya demostró ser una fuerza de expresión invaluable con su trabajo en la serie Ozark (2017 -), y aquí deslumbra en una interpretación formidable. Vemos, escuchamos y sentimos la película a través de sus miradas, gestos y expresiones.

La razón por la que The Assistant es una de las mejores películas de este año no es solo por su calidad técnica y su estética, sino también por su relevancia social. Está implícito, pero Jane le pone rostro a miles de mujeres alrededor del mundo que callan por miedo a represalias o perder sus empleos. Y en el caso de que hablen, cabe la posibilidad de que sus denuncias no sean escuchadas con propiedad. Es una situación angustiosa, pero real. Solo cuando llega el final de la cinta, nos damos cuenta de que ése es su verdadero impacto.

Acerca de Maximiliano Núñez 119 Articles
Redactor y crítico de cine. Amante del cine independiente.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D