‘Talking About Trees’: Había una vez… en Sudán

Esta película está disponible en MUBI, plataforma de cine independiente y de autor que presenta una selección especial de trabajos que no se encuentran en otras plataformas de streaming más populares. 

Esta es una historia de sueños truncados como pocas veces se vio en el cine, y es acerca del cine mismo, y sus infinitas posibilidades. Es la historia de cuatro amigos que anhelan hacer películas y proyectar películas en la ciudad donde residen, en Sudán, pero que viven con uno de los obstáculos más difíciles que se puedan imaginar: la dictadura. La industria cinematográfica sudanesa es prácticamente inexistente desde el golpe de estado de 1989, y antes de eso era bastante prometedora. Ibrahim Shaddad recuerda sus días de estudiante en una escuela de cine en Rusia, a finales de los años setenta, y la esperanza con la que volvió a su país. Jóvenes apasionados, los cuatro amigos unieron fuerzas desde el cambio de poder que fue eliminando el avance cultural por motivos arbitrarios relacionados con la supuesta búsqueda de una moral aceptable.

La ley de la moral no es historia desconocida en otras industrias, especialmente la norteamericana, pero esa potencia mundial occidental pudo avanzar gracias a otros factores políticos y económicos. En Sudán, no tuvieron esa suerte. Ibrahim recrea con sus amigos la escena del clímax de Sunset Boulevard, cuando Norma Desmond se está preparando para su gran primer plano. Lo hacen a modo de juego, usando la linterna de un celular, ya que no cuentan con energía eléctrica desde hace un tiempo no especificado. En una conversación telefónica con alguien que parece ser un empleado de la compañía de luz, dan a entender que deberán esperar mucho más, ya que la reposición se realiza según un orden numérico, y ellos están cerca del número doscientos.

Este documental firmado por Suhaib Gasmelbari es una magnífica obra de arte en todos los sentidos de la expresión. Es respetuosa con sus sujetos; no hay entrevistas, pero sí un acompañamiento amable mientras ellos intentan revivir un cine local para que el público vuelva a interesarse en las películas. El grupo tiene un «Club de Cine», pero solamente pasan películas africanas cuyos contenidos se alinean con la mirada política de los gobernantes, y no se prestan para mucho debate posterior. Sin embargo, la naturaleza subversiva que sigue latiendo en ellos los lleva a luchar por lo que creen, y no tienen miedo en desafiar a las autoridades, al menos de forma indirecta. La película que eligen para proyectar a todo público es Django Unchained, de Quentin Tarantino, una sangrienta odisea acerca de un hombre afroamericano levantándose contra los hombres blancos que mantenían de esclava a la mujer que ama. No es exactamente la selección más acertada para revivir el proyecto del cine local.

A través de ellos, el documental retrata la vida que llevan en un país donde hay un obstáculo para todo. ¿Por qué esa película? ¿Por qué quieren reunir a tanta gente en un solo lugar? ¿Por qué eligieron ese cine en particular y no otro? El cine que buscan recuperar se llama «Cinema Revolution», pero no es la primera opción que tenían, ya que el dueño del primer terreno donde una vez existió un cine rechazó la propuesta por miedo a las autoridades. Mientras esperan las respuestas del municipio, pasan los días limpiando el abandonado lugar, que parece un anfiteatro de antaño, monumental e sobrecogedor. ¿Quién no querría ver una película en un lugar como ese? Pero a pesar de todo, son cuatro amigos que se mantienen unidos desde hace mucho tiempo, así que se hacen masajes y bromean juntos, compartiendo esa energía que les hace continuar a pesar de las adversidades que no tienen fecha de caducidad inminente.

El documental es una coproducción entre Sudán y Francia del 2019, y en ese sentido es una declaración de desafío única que invita a la reflexión sobre la pérdida de la cultura, que no es menos que una pérdida de historia de un país entero. Poco después de que Suhaib y su equipo terminaron por completo la película, el país finalmente se manifestó, y el gobierno fue derrocado por las fuerzas militares, de donde nació la promesa de unas elecciones libres en 2021. Como la mayoría de las promesas políticas, no me genera confianza, pero realmente espero que en algún momento podamos ver los trabajos de Ibrahim y sus amigos.

Acerca de Emmanuel Báez 2689 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D