‘Psychokinesis’, el director de ‘Train to Busan’ ahora emociona con superhéroes

Psychokinesis es una película que seguramente pasará desapercibida, lo que será una verdadera pena por varias razones, la más importante es que sería un genial momento para que la mayor cantidad de gente la vea, ahora que una película como Avengers: Infinity War está en todas las salas de cine del mundo. El director del mega éxito mundial Train to Busan toma ahora otro tema en tendencia en el cine comercial -en este caso, el de los superhéroes- y le agrega sus propios condimentos para formar un relato bastante sólido que solamente se aprovecha de su premisa para contar una historia que es mucho más interesante en el fondo. Se estrenó en Corea en enero y ahora llega directamente a Netflix sin nada de anuncios especiales.

Cuando la meca del cine palomitero estrena una mega producción como la nueva película de Avengers, me parece bastante lógico que otros quieran un pedazo del pastel, aunque no todos traen los utensilios apropiados a la fiesta. Alguien como Sang-ho Yeon tiene las herramientas necesarias y se contiene perfectamente dentro de sus limitaciones, jamás dejándose llevar por cuestiones estadísticas como el hecho de que sea la primera película en la historia del cine coreano que se enmarque en el género de superhéroes. Un ejemplo contrario para que quede claro a lo que voy es la película Guardians, que se promocionó mundialmente como la versión rusa de los Avengers y terminó siendo la primera película en mucho tiempo que no pude pasar de la primera hora de lo pésima que era.

Esta propuesta coreana sigue a Seok-hyeon, un guardia de seguridad que un día bebe agua de un manantial contaminado con una sustancia alienígena que le otorga habilidades sobrehumanas como la telequinesis. Sin embargo, lejos de hacerse un traje para ocultar su identidad y luchar contra el crimen, su intención es recuperar la relación con su hija Roo-mi, a quien abandonó cuando era chica. Con ayuda de su madre, ella creció trabajando y no descansó hasta cumplir su sueño de tener su propio local de comidas, pero ahora su madre falleció y su negocio se encuentra en una galería que será demolida para la construcción de un centro comercial moderno. Irónicamente para Seok-hyeon, al intentar recuperar a su hija notará que deberá enfrentarse inevitablemente a unos matones contratados por la empresa de construcción.

El conflicto se acentúa por el hecho de que Seok-hyeon no es la persona más brillante, no tiene mucha educación, y es básicamente un cobarde patológico. A la más mínima señal de alguna clase de aprieto, prefiere huir a enfrentar los problemas. El abandono de su familia sigue siendo su obra maestra más de veinte años después, y su arrepentimiento no convence a su hija porque llega en el peor momento posible, además de que al principio no tiene en cuenta sus sentimientos y la sigue tratando como si fuera una niña. La incomodidad es palpable y las actuaciones de Seung-ryong RyuEun-kyung Shim son muy creíbles, aunque eso tal vez no sorprenda nada a quien esté acostumbrado al mundo de las series dramáticas coreanas.

La química entre ambos es el mejor punto de partida para una película que es básicamente acerca del remordimiento y las segundas oportunidades, y es el pilar que hace que la trama entretenga a pesar de sus puntos flojos, los cuales resaltan cuando el guion -firmado por el propio Sang-ho Yeon- no balancea bien los elementos absurdos con la verosimilitud de su universo. No deberían molestar en una película acerca de un tipo común y corriente que adquiere poderes extraordinarios, pero la trama constantemente retrata a las fuerzas policiales como estúpidamente corruptas y a pesar de que hay toda una subtrama sobre los enfrentamientos legales entre los dueños de los negocios de la galería y la empresa constructora, esta no parece nada realista. Tal vez la intención del realizador es justamente ridiculizar el sistema, pero se siente más como que prefiere el absurdo para no ponerse tan serio.

Psychonikesis es lo que podría haber sido Hancock si se preocupaba más por sus protagonistas que por imitar al máximo el cine de superhéroes, y lo digo habiendo disfrutado esa película. Esta visión del género es muy particular porque se acercan al tema desde una óptica un poco más humana, planteando una tesis acerca de la inutilidad de los superpoderes ante hechos de corrupción, burocracia, y en una era de redes sociales y noticias que se viralizan a la velocidad de la luz. Además, hay un discurso también interesante sobre la aptitud del hombre común para manejar el poder y cómo las habilidades fuera de lo ordinario resultan inservibles en alguien que no sabe cómo manejarlas. Esto cala bien porque la actuación de Seung-ryong Ryu es humilde tanto en su patetismo como en su revelación, además del fantástico antagónico de Yu-mi Jung que interpreta a la dueña de la empresa constructora y es una genial villana que se vale de su perspicacia y su inteligencia para atacar con amenazas a quien considera inferior.

Lo más llamativo de todo es que la película tiene sus bases en un suceso policial real denominado «el desastre de Yongsan», en el que cinco personas fallecieron durante una protesta pacífica en una ciudad coreana, cuando la estructura donde estaban sentadas se incendió, matando a varios ciudadanos y un policía. La indiferencia del gobierno provocó más protestas por parte de ciudadanos que estaban siendo desalojados, y varias personas fueron a parar a la cárcel, aunque algunos ya cuentan de vuelta con libertad, marcando un suceso de supuesta corrupción que no fue olvidado por el pueblo. Contar esta historia trágica agregando la figura del superhéroe común es una buena forma de rendir tributo a quienes perdieron la vida injustamente, agraciando sus memorias con un final más esperanzador, aunque no exento de esa crítica punzante que hace que la película sea igual de relevante de lo que es entretenida.

¿Qué les pareció la película? Dejen su calificación y comenten!
Total: 9 Promedio: 3.9
Acerca de Emmanuel Báez 2655 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D