‘El Día del Fin del Mundo’ es cine catástrofe con los pies en la tierra

El Día del Fin del Mundo no es la primera película en probar que se puede hacer cine catástrofe con una mirada humana, y no solamente enfocándose en grandes escenarios destrozándose gracias a la magia de los efectos especiales. Hasta el minuto final de la película, hay más interés por parte del director Ric Roman Waugh en mostrar lo que el cataclismo significa para sus protagonistas que impresionar visualmente con una típica onda expansiva destruyendo todas las ciudades. Es muy probable que parte de eso se deba al presupuesto limitado de la película, lo que hace notar otra vez en cómo algunos de los trabajos más interesantes pueden ser producto de creatividad e ingenio en proyectos de media factura.

Por sobre todas las cosas, es un ejemplo de cómo, a pesar de todo lo que se puede hacer con el cine, es sumamente importante mantener los pies en la tierra. No voy a negar que un buen despliegue de efectos visuales pueden llegar a ser sinónimo de entretenimiento más que válido, pero cuando dichos elementos están sirviendo a un guion interesado en sus personajes, el efecto puede ser más memorable. En este caso se trata de John y Allison Garrity (Gerard Butler y Morena Baccarin), dos padres que harán todo lo humanamente posible por llegar a un búnker en Groenlandia para salvarse de la muerte segura cuando finalmente un asteroide golpee la Tierra. Por supuesto, hay tensión extra si agregamos algunos condimentos más para el conflicto: ambos están en medio de una separación, y el hijo que tienen, Nathan (Roger Dale Floyd), tiene Diabetes.

La tensión es el punto fuerte de la película, ya que el guion firmado por Chris Sparling los enfrenta a toda clase de problemas en el camino a la salvación. No son situaciones novedosas, pero la dirección y la interpretación terminan vendiendo la idea de una familia común y corriente luchando por sobrevivir en medio del caos. Para empezar, ambos terminan separándose de forma accidental, por lo que hay todo un segmento donde los vemos correr de un lado a otro intentando reencontrarse. El agregado íntimo eleva el nerviosismo y las actuaciones comprometidas -especialmente la de Baccarin, que se queda con el niño a merced de otra pareja desesperada por sobrevivir- consiguen mantener el desarrollo al filo de la angustia.

Butler, por su parte, hace lo mejor que puede con un papel que no se le siente demasiado orgánico. Quizás sea porque su filmografía está repleta de películas donde interpreta a héroes más que capacitados, o tal vez por su presencia imponente que no dice exactamente «padre de familia». Sin embargo, es verosímil intentando defenderse de dos matones desesperados con un martillo, y su rostro vende la idea de un hombre ordinario superado en una situación extraordinaria, pero todavía capaz de conseguir su objetivo con los recursos disponibles. De cualquier manera, uno está esperando de forma inconsciente que en algún momento dé una poderosa patada a alguien gritando «Esto es Esparta!», y eso puede hacer que sea más divertido como también que sea una distracción.

Mantener la trama a un nivel humano también le permite al guion respirar un poco de crítica social, lo que hace que sea más agobiante. Una simple película aprovecha así para retratar lo más bajo del ser humano en escenarios calamitosos, y así también ofrece una luz de esperanza con personajes que muestran la mejor faceta del hombre. Ahí la intervención de Scott Glenn como el padre de Allison agrega otra dosis emocional para generar empatía. No es nada insólito, pero sí le da más peso a una historia que en manos de un director más superficial fácilmente iba a quedar de lado. Ni que decir si hubiese más presupuesto para tener las infaltables secuencias donde las metrópolis quedan hechas pedazos y los océanos se levantan para cubrir todo a su paso. Todo está muy bien con eso, pero a mí me interesa la mirada humana, y esta película lo hace muy bien.

¿Qué les pareció la película? Dejen su calificación y comenten!
Total: 2 Promedio: 5
Acerca de Emmanuel Báez 2738 Articles
Editor en Jefe y Crítico de Cine. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society. Miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix. Jurado Festival Internacional de Cine de Mar del Plata 2018.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D