‘Downton Abbey’ es un espléndido y adorable regreso a la familia Crawley

En 2015, la exitosa y aclamada serie de la cadena británica ITV Downton Abbey culminaba una victoriosa travesía luego de seis temporadas llenas de alegrías, tragedias, romances y, por supuesto, el deslumbrante mundo de las tradiciones y ceremonias que caracterizaban a Gran Bretaña durante las primeras décadas del siglo XX. Desde entonces, los rumores de una continuación, que han sido alimentados por los fanáticos y miembros del elenco por igual, han circulado por todos lados hasta que finalmente el ganador del Óscar Julian Fellowes, guionista y creador de la serie, anunció que la familia Crawley y sus sirvientes estarían de vuelta, pero esta vez en un evento que solo podría llegar en la pantalla grande.

Es 1927. Dos años han pasado desde que vimos por última vez a los residentes de Downton Abbey, la familia Crawley y sus sirvientes. Inesperadamente, reciben la noticia de que el Rey y la Reina de Inglaterra se hospedarán en Downton por una noche, durante su recorrido en Yorkshire. La visita real pone patas para arriba a toda la casa, mientras la familia y los miembros de la servidumbre deben lidiar con las exigencias y obstáculos que les son impuestos para el gran evento. Todo esto hace que los protagonistas comiencen a preguntarse hasta cuándo podrán seguir con el legado de Downton Abbey.

Sin ningún rodeo, es fácil admitir que esta película no era absolutamente necesaria. Cuando dejamos por última vez a los habitantes de Downton Abbey, casi todos tuvieron la posibilidad de experimentar su versión de un final digno y meritorio. Y digo casi porque, si bien nadie obtuvo un desenlace trágico, existían un par de personajes cuya conclusión podría haber sido un poco más optimista, oportunidad que la película no pierde en ninguna ocasión. Y si el futuro de Downton fue explorado en incontables ocasiones durante la serie, es la primera vez que vemos justificadas las dudas que carcomían a las grandes familias de aquella época, mientras veían aquel mundo idealista en el que crecieron colapsar para dar paso a un futuro más balanceado.

El elenco en su totalidad regresa para la cinta, con notables excepciones completamente razonables (Lily Rose, Samantha Bond). Y si bien todos son parte, de una forma u otra, de la visita real, existen numerosos argumentos secundarios que entretienen lo suficiente como para notar que la visita real es solo una excusa para volver a ver a nuestros personajes favoritos. La enemistad entre Lady Bagshaw (Imelda Staunton) y la Condesa Viuda de Grantham (Maggie Smith) proporciona los momentos de mayor calibre actoral en la cinta, aunque no se quedan atrás Michelle Dockery, Jim Carter, Allen Leech, quien interpreta a Tom Branson, que finalmente vuelve a enamorarse, y Robert James-Collier, cuyo personaje, el mayordomo Thomas Barrow, se embarca en su propia aventura que explora los atroces prejuicios cometidos contra la comunidad homosexual, pero que llega a un buen puerto.

Todo lo demás es, más o menos, igual a la serie, subido a una escala mucho más ambiciosa. El exquisito diseño de producción, los majestuosos vestuarios y los monumentales escenarios hacen que la dirección de Michael Engler, que evidentemente aprovechó al máximo el gran aumento de presupuesto, alcance una proporción rayana a lo idílico, acompañado siempre de la familiar banda sonora de John Lunn.

Downton Abbey no intenta ganar nuevos adeptos con su adaptación a la pantalla grande — aunque esto es inevitable —, sino que entrega a los fanáticos una oportunidad de volver al lugar en donde vivieron, junto a los personajes, las más variadas emociones; desde risas y alegrías, hasta llantos y tragedias. Pero por sobre todo, es una profunda reflexión sobre el legado de la familia, sin importar de donde seamos. En la escena más emotiva de la cinta, la Condesa Viuda conmueve a Lady Mary y entrega, tal vez, la línea más significativa de toda la película: «Tú eres lo mejor que vivirá de mí». Nuestros antepasados tal vez hayan sido olvidados, pero sus buenas tradiciones y costumbres nos han sido transmitidas de generación a generación, y viven cada día con nosotros hoy, mañana y siempre.

Acerca de Maximiliano Núñez 109 Articles
Estudiante de comunicación. Escritor ocasional, aficionado al arte y amante del cine independiente.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D