‘Bombshell’, intenso docudrama sobre las mujeres que cambiaron Fox News

El caso de Bombshell es muy particular. La película sigue a tres empleadas de Fox News durante los meses del 2016 en que se desató uno de los mayores escándalos en la historia de la empresa, cuando las mismas decidieron exponer el ambiente de acoso sexual que se vivía desde hace años. El principal acusado fue Roger Ailes, fundador y director de la compañía, y quien se había aprovechado de sus empleadas en incontables ocasiones. En EE.UU. la película no tuvo tanto impacto, y la crítica estuvo dividida, debido a que en estos últimos años ya se habló demasiado del caso en la prensa y también se realizaron otras películas y documentales que quizás cubrieron los eventos de una forma más profunda.

El acercamiento del director Jay Roach es más del tipo sensacionalista, algo que queda claro desde el principio cuando se adelanta que la narración contará con varias licencias creativas, como sucesos inventados y personajes que realmente no existieron. Esto es completamente normal en la mayoría de las películas basadas en hechos reales, pero en esta ocasión vale la aclaración, siendo un tema muy reciente y delicado. Sin embargo, creo que la visión superficial, claramente inspirada en The Big Short (ambas películas escritas por Charles Randolph), tiene igualmente mucho valor porque sigue siendo una historia relevante que merece ser más conocida, y como una versión cinematográfica «para desinformados», cumple con su propósito.

Charlize Theron interpreta a Megyn Kelly, una de las periodistas y presentadoras más renombradas de Fox News, y es el ancla principal de la película. La misma empieza con ella haciéndole al espectador un resumen de todo lo que implica trabajar en la cadena, y cómo el edificio donde se lleva a cabo todo el trabajo está dividido. Es un prólogo rápido, que nos sitúa en la puerta de los eventos que causaron un gran temblor en la industria del entretenimiento y las noticias, un año antes del inicio del movimiento Me Too y la caída de Harvey Weinstein. Theron, con ayuda de una genial labor de maquillaje y algo de prótesis, encarna a Megyn con audacia y gran entrega, algo que no sorprende en absoluto de ella, aunque la transformación no deja de ser impresionante.

Nicole Kidman interpreta a Gretchen Carlson, la periodista y presentadora que fue la primera en denunciar a Roger Ailes, inspirando a otras mujeres a contar sus historias. Kidman está igualmente destacable en su papel, y creo que merecía todavía más atención, justamente por el rol preponderante que tuvo Gretchen en todo el caso, atreviéndose a demandar a una de las figuras más grandes de la televisión, y maquinando el caso con ingenio y valentía, mucho antes de hablar con abogados. El problema es que Roach y Randolph claramente querían hacer énfasis en el ambiente que se vivía en la empresa, dejando de lado a Gretchen (porque ya no estaba en la empresa cuando hizo la denuncia), y enfocándose en Megyn, y el personaje interpretado por Margot Robbie, cuya naturaleza es ficticia, pero basada en varias mujeres reales que también denunciaron a Ailes después.

Robbie interpreta a Kayla, una periodista joven con deseos de subir escalones y con una ambición inocente. Pronto descubre que lo que Ailes realmente quiere de ella va más allá del simple compromiso con el trabajo, y en una escena bastante incómoda en la que el magnate le pide que haga más de lo que ella esperaba, Robbie demuestra por qué es una de las actrices más prometedoras del momento, pasando de esa ingenuidad tan alegre que venía dibujando en su rostro a un terror profundo que la hace temblar del miedo. Es imposible no sentir su confusión, y Roach se aprovecha de la gran capacidad que tiene para comunicar dichas emociones con la mirada, incomodando al espectador por haber sido testigos del abuso de poder. Por su parte, John Lithgow también entrega una actuación severa, retratando a un criminal con verosimilitud, tanto en su fase de arrogancia como de incredulidad ante su inminente salida.

Es cierto que la película no profundiza realmente en los casos, y el estilo de Roach hace que la fuerza se pierda un poco en ciertos momentos cuando parece que está más interesado en hacer un documental, pero no creo que la falta de estudio invalide la intención y el efecto de la obra. Aun así hay respeto en la dramatización, y el trío de mujeres al frente (también con un especial acompañamiento por parte de Kate McKinnon como una compañera de Kayla) resaltan y se complementan actoralmente, elevando el material más allá de lo frívolo, e invitando al debate posterior, o al menos a conocer más acerca del caso real. Si una película consigue que uno se interese más en los hechos reales sin indignación o enfado (y yo estuve en una sala con mujeres que salieron de la función muy interesadas, a juzgar por las charlas que escuché de pasada) creo que la misma cumple con un objetivo digno de celebrar.

Acerca de Emmanuel Báez 2716 Articles
Editor en Jefe y Crítico de Cine. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society. Miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix. Jurado Festival Internacional de Cine de Mar del Plata 2018.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D