‘Avengers: Endgame’, la apoteosis del cine de superhéroes

Los adolescentes y jóvenes de hoy recordarán a Avengers: Endgame como los adultos mayores de hoy recuerdan la trilogía original de Star Wars, relatando anécdotas de cuando vieron la película en el cine y rememorando todos los pormenores de uno de los eventos cinematográficos más grandes de la historia. Después de veintiuna películas, el ambicioso proyecto que inició con Iron Man en el 2008 llega a su última entrega: un desenlace alucinante que marca el apogeo del cine de superhéroes contemporáneo, completamente alejado de la supuesta saturación que algunos habían vaticinando erróneamente, apoyando el argumento con algunos tropiezos en las 22 películas del Universo Cinematográfico de Marvel.

El largo viaje no es perfecto, y se pueden usar los dedos de una mano para nombrar las entregas menos satisfactorias que pueden calificarse como excusas para expandir la mitología, pero solo un verdadero tonto no sería capaz de reconocer el hito histórico que es la existencia de estas películas, y la importancia que tienen tanto para la historia del cine como para la cultura en general. Durante los últimos once años (en el que solo en el 2009 no tuvimos una de Marvel) no han pasado más de seis meses sin que acapararan los titulares las noticias con respecto al desarrollo de estas películas, y así también del impacto que iban generando en los distintos medios. La lealtad de los seguidores colmando de emociones las redes, contagiando a los espectadores menos avezados para rebosar las salas de cine, premiando a Marvel Studios por su osadía y astucia constantes.

Y este es el capítulo final: una película de tres horas de duración donde se conjuga el talento y la paciencia con la innegable comprensión y empatía por los materiales originales que otros directores de películas de superhéroes solo creían tener. Los hermanos Joe y Anthony Russo, trabajando sobre el guion de Christopher Markus y Stephen McFeely, entregan una obra épica que asombra y emociona como ninguna de las anteriores. Parte de eso se debe al gran hermetismo con el cual estuvieron promocionando la película, lo que merece un análisis aparte por la noble intención de recuperar la magia perdida de ir al cine con poca información a cuestas, algo que se ha vuelto casi imposible en la era del internet y las redes sociales. Otra parte tiene que ver con el hecho de que Endgame es un monumento a todo lo que vino antes, así que la nostalgia juega un papel importante en el impacto de la trama y lo que van atravesando los personajes en esta última odisea.

Después de los eventos de Infinity War, no solo el mundo es diferente, sino todo el universo, ya que Thanos hizo desaparecer al cincuenta por ciento de todos los seres vivientes a través de todas las galaxias. La moral del equipo está obviamente bajo tierra, aunque la esperanza logra colarse por un pequeño resquicio, lo que sirve de combustible para seguir adelante. Es inevitable querer señalar algunos problemas en 180 minutos de película, pero son detalles que no entorpecen en absoluto el desarrollo y hablar de ellos sería caer en terreno quisquilloso, además de que es casi utópico hablar de la trama sin caer en spoilers. Ahí vale aplaudir de vuelta al dúo de guionistas que ya estuvieron trabajando en la franquicia desde Captain America: The First Avenger, y que realmente logran agregarle más dimensiones a los personajes, resaltando sus sombras y luces para que se sienta todo lo que experimentaron hasta ahora: victorias, derrotas, conflictos internos y externos, romances y tragedias de grandes proporciones. Y con todo ese recorrido encima, todavía consiguen sazonar esta última parada con sorpresas que hacen que los personajes sean más interesantes que nunca.

Pero escribir buenos personajes solo es la mitad del asunto, y Endgame es la película de Marvel que recuerda que el elenco está conformado por actores nominados al Oscar. Sin duda alguna, Robert Downey Jr. se corona teniendo el papel más memorable, algo que personalmente ya había resaltado en Iron Man 3, que exploraba los miedos y vulnerabilidades de Tony Stark, convirtiéndolo por lejos en el personaje más trabajado de toda la saga. Todos los demás están más que acertados en sus roles, pero tanto Downey Jr. como Chris Evans pasarán a definir a sus personajes así como Hugh Jackman lo hizo con Wolverine, logrando que sea imposible imaginar a alguien más en sus respectivos zapatos.

Técnicamente la película también es un logro de otro nivel, especialmente en lo visual, y ayuda bastante que tenga un gran ritmo. Muy pocas veces una película de esta magnitud se sintió tan ligera a pesar de la carga emocional, y eso se debe a un genial montaje que hace que el tiempo pase volando, lo que puede resultar triste porque uno no quiere que todo termine cuando el valor entretenimiento está tan alto. A eso hay que sumarle un balance estupendo entre el drama con las acostumbradas dosis de humor y la acción de superhéroes que alcanza niveles de grandiosidad cósmica como nunca se vio en el cine. 

Por supuesto, no es el final de Marvel en el cine. De hecho, Endgame ni siquiera es el film que marcará el final de esta Fase 3, ya que ese título le corresponde a la siguiente Spiderman. Sin embargo, es el final de un gran arco narrativo que conforma lo que podría denominarse el Primer Tomo de la gran enciclopedia de este universo cinematográfico, ya que después se dará inicio a otro ciclo en el que se introducirán nuevos personajes, nuevos escenarios, y nuevas historias que van mucho más allá de los héroes que conocimos a lo largo de estos años. Es inevitable que sigan buscando contar historias para traer a la pantalla grande a otros superhéroes que hasta ahora siguen en las páginas de los comics, pero resulta muy difícil imaginar que puedan superar la hazaña histórica que culmina con esta película.

También pueden escuchar el episodio del Podcast donde hablamos de la película de forma extendida con todos los SPOILERS!

Acerca de Emmanuel Báez 2648 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix.

2 Comentarios

  1. Buena crítica, pero para ser menos parcialista deberías de sacarle el fanatismo a la descripción. Es una recomendacion con onda! Gracias por el Review!

Deja un comentario :D