‘Ant-Man and The Wasp’, otra pequeña pero divertida película de Marvel

Después de dos entregas, estoy seguro que la idea general con las películas de Ant-Man es que cumplan la función de postre ligero dentro del Universo Cinematográfico de Marvel. Tanto la película que presentó al personaje como esta secuela se estrenaron después de la segunda y tercera de Avengers, que fueron los capítulos más sombríos e intensos de la franquicia, mientras que la naturaleza misma del personaje del «Hombre Hormiga» supone una porción más pequeña y menos exigente del pastel. Ant-Man and The Wasp es una película divertida repleta de situaciones jocosas como para disfrutarla un domingo de mañana, pero que introduce sutilmente algunos de los elementos más importantes de todo el MCU hasta la fecha, algunos de los cuales imagino tendrán un papel determinante en futuros capítulos.

Contando de vuelta con la dirección de Peyton Reed, y un guion firmado por cinco distintas personas en el que destacan los guionistas de The Lego Batman Movie y el propio Paul Rudd, que vuelve a interpretar a Scott Lang/Ant-Man, la secuela no busca responder de forma directa algunas de las preguntas más apremiantes para los fanáticos de la franquicia y que fueron indirectamente formuladas debido a los eventos de Avengers: Infinity War. Sin embargo, termina entregando algunas pistas al respecto sin dejar que dichas cuestiones arruinen su oportunidad de ofrecer una historia propia que se siga ajustando a la esencia del personaje y a su propio universo narrativo. Si bien la primera película introdujo al reino cuántico, solo lo hizo superficialmente y sin exploración alguna, mientras que esta continuación ofrece argumentos sobre las múltiples posibilidades que conllevan poder acercarse a dicho plano.

Para llegar a eso tiene que atravesar una trama que es entretenida, aunque sufre lo mismo que casi todas las películas de Marvel: una falta de desarrollo de personajes secundarios o antagonistas que solamente existen para que el héroe (en este caso, los héroes) puedan crecer y enfrentar nuevos obstáculos, sin tener jamás algo de sustancia propia más allá de diálogos reveladores y flasbacks que apenas empiezan a tejer la tela de lo que tendría que ser un personaje tridimensional. A esta altura de la franquicia ya sonaría a sermón repetido, pero sucede que Ant-Man and the Wasp llega después de una mega producción que se atrevió a enfocarse casi por completo en su villano, dándole un arco completo, «un viaje del héroe», algo insólito y arriesgado para tratarse de una colosal obra, así que las comparaciones son algo inevitables. Es completamente posible una película que sea de rápida digestión, y que al mismo tiempo muestre personajes que sean memorables más allá de la presentación o el carácter que tengan; y que ellos mismos eleven el estándar y luego no lo honren es un paso hacia atrás.

Con eso de lado, y aceptando la intención más evidente de un libreto firmado por cinco guionistas distintos, la película sigue siendo divertida, con un humor duplicado desde su antecesora, no tanto al nivel de Thor: Ragnarok, aunque en el umbral de la comedia de acción. Y funciona, mayormente. Con el carisma de Rudd, la tangible química de este con Evangeline Lilly, y la interesante caracterización de Hannah John-Kamen que interpreta a Ghost, hay suficiente para pasarla bien y distraer de las incógnitas existenciales ineludibles como consecuencia del chasquido de dedos más infame de la historia del cine. La mención especial la vuelve a llevar Michael Peña como Luis, cuyo ritmo cómico es sencillamente hilarante, y esta vez tiene la oportunidad de brillar un poco más, repitiendo lo que será uno de los gags narrativos más geniales de la franquicia.

Casi ni describí la trama porque es realmente liviana. Lang se encuentra a tres días de terminar su período de arresto domiciliario al que fue sentenciado tras ser aprehendido luego de los eventos de Captain America: Civil War. En ese sentido, responde más a las preguntas que salieron de aquella película, y eso me parece más interesante porque tienen relación con algunos daños colaterales más personales. Cuando la película empieza, ni Hank ni Hope quieren saber nada de Scott porque la decisión de ayudar al Capitán provocó que ambos se convirtieran también en fugitivos de la ley, pero se descubre que durante la breve visita de Ant-Man al reino cuántico, tuvo contacto con Janet Van Dyne (Michelle Pfeiffer), por lo que vuelven a juntarse con el objetivo de recuperar a la Avispa original, que por cuestiones inexplicables no se volvió completamente loca estando treinta años atrapada en ese estado. No hay una pizca de lógica interna en esa premisa y la película ni se toma la molestia de ofrecer algo parecido a una hipótesis al respecto. Para compensar, ayuda mucho que Douglas y Pfeiffer realmente parezcan ser una pareja de décadas.

La trama se complica con un traficante de tecnología llamado Sonny (interpretado por el noventoso Walton Goggins), el oficial del FBI Jimmy Woo (Randall Park) que se encarga de vigilar a Lang, el exsocio de Hank (interpretado por Lawrence Fishburne) que mantiene un rencor muy personal con el Ant-Man original, y la pequeña Cassie (Abby Ryder Fortson), que tiene un papel más relevante en una película donde las relaciones familiares se discuten cada tres escenas. Por esa misma razón, de este paquete de personajes de stock, solamente sale airosa Cassie, con unas interacciones que revelan más la humanidad de su padre en medio del caos que se le viene encima.

Por supuesto, lo que más buscan de esta secuela es lo que mejor tiene para ofrecer. Las secuencias de acción son de lo más ingeniosas, con diferentes usos del traje, muchos de ellos acompañados de un humor meta y unos gags muy simpáticos que tienen que ver con un mal funcionamiento de la tecnología. También se aplaude que realmente le hayan dado su merecido tiempo a la Avispa, que es casi la protagonista principal por la relación con su padre y su desempeño como superheroína, donde se luce por completo casi superando a su compañero. Lo que falta mejorar no le quita para nada lo que tiene de bueno, y es difícil que los defectos distraigan cuando es tan claro que estos personajes la tienen menos complicada que los que llegaron al final de Avengers: Infinity War, o mejor dicho, aquellos que no lo hicieron.

¿Qué les pareció la película? Dejen su calificación y comenten!
Total: 17 Promedio: 3.8
Acerca de Emmanuel Báez 2648 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D