‘Ammonite’ es un idílico romance favorecido por sus protagonistas

[Disponible en VOD]

Francis Lee tiene un toque delicado para retratar historias de amor en lugares ajenos a un entorno social, y sus personajes siempre terminan descubriendo mucho más de lo que buscaban en primer lugar. Su segundo largometraje Ammonite, cuenta una historia íntima que presta mucho de películas como Portrait of a Lady on Fire (2019) y The Piano (1993), pero que Lee desarrolla y plasma su estilo lo suficiente como para conferirle un lugar distinguido en el cine independiente de este año.

Mary Anning (Kate Winslet), la protagonista de esta historia, es un personaje basado en la célebre paleontóloga inglesa que descubrió muchos fósiles y piedras en la costa sur de Inglaterra durante el siglo XIX. Mary pasa sus días en compañía de su madre (Gemma Jones) y recorre la costa en busca de nuevos descubrimientos, incluidas las amonitas (ammonites, en inglés). Su rutina se ve alterada cuando un compañero paleontólogo (James McArdle) le propone un trato que llama su atención: pagará a Mary una cuantiosa suma de dinero si permite que su deprimida y enfermiza esposa Charlotte (Saoirse Ronan) le acompañe en sus expediciones.

Hasta el momento, Ammonite guarda una estrecha relación –demasiado estrecha, quizás– con la ópera prima del director, God’s Own Country (2018). Ambas están protagonizadas por un par de personajes que se encuentran por pura casualidad, y la primera impresión del otro no es la más favorable: Mary no siente la menor simpatía por Charlotte hasta que llega a conocerla un poco mejor. Descubre en ella una figura a la cuál puede resguardar bajo sus brazos y alguien que valora mucho su trabajo. Ambas mujeres se ven inevitablemente entrelazadas en un apasionado romance que desafía las costumbres del tiempo y el lugar.

Mientras que Ammonite no es el tipo de película que existe solo para poner bajo el reflector el talento de sus intérpretes, si se ve potenciada por la calidad actoral que posee. Ronan está en la cima de su juego; todo lo que hizo y continúa haciendo es muy bueno, pero la película pertenece a Winslet. Es su personaje el que atraviesa los cambios más significativos durante la película, y Winslet, pese a no tener casi líneas, despliega un lenguaje corporal excelente en todas las escenas. Vale la pena mencionar a Fiona Shaw en un rol menor, como la vecina y ex amante de Mary, que también exhibe sus dotes actorales en escasas pero memorables escenas.

La película se desarrolla en silencio y con calma. La música de Dustin O’Halloran y Volker Bertelmann suena en los momentos adecuados, pero la verdad es que la película no los necesita demasiado para crear una armonía sonora. La fotografía de Stéphane Fontaine si se destaca con creces, creando un atmósfera tenue y delicada, ideal para la historia, que se acerca a los personajes cada vez más a medida que la película avanza. Hay algunos convenientes giros de trama que no se pueden ignorar, y es que las circunstancias parecen empeñarse en hacer que ambas protagonistas se conozcan. No obstante, es algo que sucede al principio de la película, y es fácil de olvidar una vez que la historia se adentra en la relación de estas mujeres.

La escena final tal vez resulte frustrante para algunos espectadores, y es comprensible. Pese a que se nos presenta como una historia de amor, Ammonite es sobre la búsqueda y el descubrimiento de lo que uno quiere en realidad, comparados con lo que creemos que nos traerá dicha y felicidad. Puede que un día vayamos a explorar nuestra propia costa frente al mar, esperando encontrar simples rocas, y descubramos que allí nos esperan tesoros que no olvidaremos jamás.

¿Qué les pareció la película? Dejen su calificación y comenten!
Total: 2 Promedio: 4.5

Acerca de Maximiliano Núñez 140 Articles
Redactor y crítico de cine. Amante del cine independiente.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D