Las mejores películas que suceden en un solo lugar

Al igual que la creatividad, el cine es un arte de recursos ilimitados, pero existe un cierto tipo de películas que se rigen por la regla de “menos es más”, es decir, que muchas veces no es necesario contar con un gran presupuesto para filmar una buena historia. Y a veces, incluso, no hace falta moverse de un mismo lugar, como es el caso de las distintas pero interesantes películas de esta lista. Así que si creen que estar en aislamiento limita su humor, sus pensamientos o su creatividad, enlisto a estos directores y guionistas que utilizaron el minimalismo a su favor para componer sus obras.

The Invitation (2015), de Karyn Kusama

Siete amigos reciben la inesperada invitación a una cena ofrecida por una vieja amiga de la que no han sabido nada por dos años. Entre ellos se encuentra Will, el exposo de la anfitriona, con quién comparte una tragedia que terminó su matrimonio. Pero la cena planeada pronto toma un giro inesperado cuando uno de los amigos no se presenta y el comportamiento de los anfitriones parece entrever otras intenciones. Esta intensa película de suspenso es una de las mejores obras del cine independiente en los últimos años. Una tensa reflexión sobre el duelo, la pérdida y la superación, con actuaciones impecables y una puesta en escena increíblemente minimalista.

Disponible en Netflix

El Ángel Exterminador (1962), de Luis Buñuel

Luis Buñuel siempre ha sido un maestro de interiores, como lo prueba una de sus más famosas obras, The Discreet Charm of the Bourgeoisie (1972). Sin embargo, es El Ángel Exterminador la cinta que utiliza de manera más eficiente el minimalismo, para retratar a un grupo de burgueses que se reúnen en la Ciudad de México para una elegante cena. Cuando termina la velada, caen en la cuenta de que no pueden abandonar la mansión, pese a que aparentemente no haya nada que les impida hacerlo. Una extraordinaria e hilarente obra surrealista, El Ángel Exterminador es una de las cintas más inusuales e inolvidables que uno puede experimentar.

Disponible en YouTube

Coherence (2013), de James Ward Byrkit

Probablemente la cinta de ciencia ficción más infravalorada de los últimos años, Coherence es tan confusa como intrigante. Unos amigos se reúnen a cenar durante el paso de un cometa por la Tierra, que parece desencadenar una serie de perturbadores eventos sobre la velada. Filmada sin un guion elaborado y en tan solo cinco noches en la casa del propio director, Coherence sigue siendo hasta el día de hoy un enigma cinematográfico impresionante.

Disponible en YouTube

10 Cloverfield Lane (2016), de Dan Trachtenberg

La franquicia de Cloverfield ha tenido un rumbo estrepitoso, pero todos concuerdan que 10 Cloverfield Lane es la mejor parte de ella, principalmente porque funciona como una película independiente a las demás. Tras un accidente automovilístico, Michelle despierta en un búnker junto a un extraño llamado Howard, que le informa que el exterior es inhabitable y que ellos son unos de los pocos sobrevivientes de un misterioso ataque mundial. Michelle está decidida a escapar, pero descubre una verdad más siniestra. Vale destacar la calidad actoral de esta cinta, que obtuvo varias nominaciones y reconocimientos en todo el mundo.

Disponible en Claro Video

Blue Jay (2016), de Alex Lehmann

Ex novios en la secundaria, Jim y Amanda se encuentran casualmente en un supermercado luego de llevar años viviendo vidas separadas. Durante el transcurso de un día, ambos reflexionan sobre su trágico romance acabado, y las decisiones que tomaron. Una obra maestra escrita y protagonizada por Mark Duplass y con la participación de Sarah Paulson, Blue Jay explora con profundidad el poder del amor a través del tiempo, pero también un retrato vívido con el que cualquier persona que viva con depresión o arrepentimientos logrará identificarse.

Disponible en Netflix

Caché (2005), de Michael Haneke

La paz de una familia francesa es interrumpida cuando comienzan a recibir cintas de video que contienen grabaciones del exterior de su casa. Al estilo Lost Highway, Haneke presenta una de sus obras más logradas, interpelando al espectador que logre discernir entre el misterio y las profundas heridas personales y familiares que parecen estar relacionadas con todo y nada a la vez. Daniel Auteuil y Juliette Binoche dan grandes interpretaciones, y el minimalismo es incluso palpable en la sublime dirección de Haneke.

They Look Like People (2015), de Perry Blackshear

Ser director, actor, editor, productor y escritor de su propia obra no le impidió a Perry Blackshear crear una de las cintas independientes de terror más originales de la década pasada. La película sigue a un par de amigos que viven en un pequeño apartamento y uno de ellos siempre está encerrado, convencido de que todas las personas están siendo poseídas por espíritus malignos. Con verdaderos momentos de pavor, esta pequeña y corta película tiene un mensaje mucho más trascendental del que deja ver a simple vista.

Rope (1948), de Alfred Hitchcock

Uno de los primeros y más claros ejemplos del minimalismo en el cine es la controvertida obra del maestro del suspenso. Dos hombres cometen un asesinato y brindan por ello en una cena, pero un reportero amenaza con descubrir la verdad. Rope es considerablemente notoria por ser filmada en tiempo real y casi sin ser editada posteriormente, utilizando largas tomas, una técnica bastante experimental para la época, y que marcó un antes y después en el mundo del montaje.

Disponible en Google Play

The Stanford Prison Experiment (2015), de Kyle Patrick Alvarez

En 1971, el profesor Philip Zimbardo de la Universidad de Stanford lideró un curioso experimento psicólogico en el que estudiantes seleccionados ejercían el rol de prisioneros o guardias en una prisión ficticia durante dos semanas. La cinta dramatiza los sorprendentes resultados que llevaron a Stanford al borde de la catástrofe, así como también el duradero efecto que el polémico experimento tuvo en los participantes. Basada en hechos reales.

Disponible en Google Play

The Breakfast Club (1985), de John Hughes

El inolvidable clásico de John Hughes es también otro memorable ejemplo del minimalismo escénico, pero a una escala de mayor producción, después de todo, es Hollywood. La cinta sigue a cinco estudiantes de secundaria muy distintos entre ellos, que se encuentran cumpliendo un castigo bajo el control de un estricto maestro. Cada uno tiene la oportunidad de relatar su historia, y se preguntan si luego de eso, la secundaria —y la vida— será la misma. Una alegre e icónica representación adolescente que marcó una generación y sigue inspirando más de 3 décadas después.

Disponible en Claro Video

Juste La Fin du Monde (2016), de Xavier Dolan

El enfant terrible de Cannes Xavier Dolan se llevó el Grand Prix en el mencionado festival de cine por su sexta película, Juste La Fin du Monde. Basada en la obra homónima de Jean-Luc Lagarce, la película sigue a un joven escritor homosexual que regresa a su hogar después de 12 años de ausencia para anunciar que sufre de una enfermedad terminal. Su regreso trae consigo el pasado y con él la nostalgia, los rencores, arrepentimientos y recuerdos que vivió con su familia, que evidencia en carácter que el paso de los años sin él en sus vidas no ha pasado en vano.

Disponible en Claro Video

Acerca de Maximiliano Núñez 113 Articles
Estudiante de comunicación. Escritor ocasional, aficionado al arte y amante del cine independiente.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D