10 películas LGBTQ para celebrar en el mes del Orgullo

El cine siempre ha sido una de las artes más representativas en términos de diversidad, aunque todavía queda mucho camino por recorrer. Seleccioné estas películas por su excelente calidad cinematográfica, claro, pero también porque retratan historias que tal vez no llenan las salas de cine, sin que eso signifique que sean menos importantes. El amor y la expresión individual es un derecho de todos y las películas de esta lista representan lo mejor y lo peor de cada uno de sus personajes.

Maurice (1987) de James Ivory

Treinta años antes de escribir Call Me by Your Name (2017), James Ivory había dirigido Maurice, una bella y serena coming of age británica que desde su estreno se ha convertido en un gran referente del cine queer. Basada en la novela homónima de E.M. Forster, la película sigue a dos compañeros de universidad en la Inglaterra victoriana que encuentran confort en la literatura y el arte para expresar sus sentimientos más profundos. Maurice propulsó las carreras de James Wilby, Hugh Grant y Ben Kingsley, quienes protagonizaron esta conmovedora e inolvidable historia de amor.

Mulholland Drive (2001) de David Lynch

Considerada la mejor película del siglo XXI por muchos críticos, Mulholland Drive no se limita a la compleja y surreal narrativa de la mente brillante de David Lynch, quien definió a su obra cumbre como «una historia de amor en la ciudad de los sueños». La aspirante a actriz Betty (Naomi Watts) se muda a Los Ángeles y conoce a Rita (Laura Elena Harring), una mujer amnésica en busca de su identidad. Juntas se embarcan en una odisea a través de Hollywood donde no solo desvelarán misterios y secretos oscuros, sino también a sí mismas.  

Velvet Goldmine (1998) de Todd Haynes

La biopic no oficial de David Bowie incluso lleva el nombre de una de las canciones de la estrella del rock británica, quien afirmó que nunca le gustaría ver su vida en una película. Aun así, el director Todd Haynes creó una esplendorosa versión de la verdad contada a su manera: el joven reportero Arthur Stuart (Christian Bale) investiga el asesinato montado de Brian Slade (Jonathan Rhys Meyers), estrella del glam rock, y su vida a través de los que lo conocieron; su exesposa Mandy (Toni Collette) y su amigo Curt Wild (Ewan McGregor). Basada en la sugestiva amistad entre Bowie y el cantante Iggy Pop, Velvet Goldmine es un espectacular tributo a una de las épocas más interesantes del rock.

Tangerine (2015) de Sean Baker

Sean Baker causó revuelo en el Festival de Sundance al presentar Tangerine, película independiente que fue filmada completamente en un iPhone 5S. La cinta sigue a una prostituta transgénero llamada Sin-Dee Rella (Kiki Rodríguez) que acaba de salir de la cárcel, solo para descubrir que su novio, quien también es su proxeneta, la ha estado engañando con una mujer cisgénero. La película recibió la aclamación de la comunidad transgénero afroamericana por su exacto y crudo retrato de los personajes.

Happy Together (1997) de Wong Kar-wai

Pocos cineastas cuentan sus historias de manera tan estética y colorida como Wong Kar-wai. Happy Together, que lleva el título de la canción homónima de The Turtles, no es la excepción. Narra la historia de una pareja homosexual originaria de Hong Kong que vive una relación tormentosa. Ambos se mudan a Buenos Aires con la esperanza de reparar su amor, pero sus caminos están lejos de ir a buen puerto. Happy Together es una sencilla pero reflexiva película sobre el romance, el perdón y las relaciones tóxicas.

Mala Noche (1986) de Gus Van Sant

La ópera prima de Gus Van Sant tal vez no sea tan recordada y apreciada como sus películas posteriores, pero su crudo y minimalista retrato de la novela autobiográfica de Walt Curtis se convirtió en un clásico de culto. Mala Noche muestra las aventuras de Walt (Tim Streeter), un joven empleado de tienda que hace una escapada junto a un par de mexicanos homosexuales a través de la carretera abierta. Con aires bohemios y una cámara de 16mm, Van Sant estableció en su primera película los más grandes rasgos que siguen caracterizando su filmografía.

Love Songs (2007) de Christophe Honoré

París, la ciudad del amor, es la locación perfecta para este musical francés que le rinde homenaje a la nouvelle vague de los años 60. Ismael (Louis Garrel) y Julie (Ludivine Sagnier) se adentran en una relación poliamorosa con la compañera de trabajo de Ismael, Alice (Clotilde Hesme). Pero un inexperto universitario llamado Erwann (Grégoire Leprince-Ringuet) pondrá de cabeza el tablero y hará lo necesario para ganarse el corazón de Ismael. Con canciones pegadizas y actuaciones que van de hilarantes a trágicas, Love Songs es una experiencia cinematográfica extraordinaria de principio a fin.

Laurence Anyways (2012) de Xavier Dolan

La historia de un amor complejo entre una chica llamada Frederique (Suzanne Clément) y su novio Laurence (Melvil Poupaud), quien le confiesa a su novia su deseo de convertirse en su verdadero ser: una mujer. Ambientada en el final de los 80 y finales de los 90, la historia se extiende durante una década, contando el condenado amor entre Fred y Laurence, así como los problemas que afrontan. Xavier Dolan se estableció como el más grande referente del cine LGBT+ en la actualidad con Laurence Anyways, una de sus obras más laureadas.

El Ángel (2018) de Luis Ortega

Carlos Robledo Puch alias El Ángel fue condenado a cadena perpetua con tan solo 20 años, y es uno de los mayores criminales en la historia de Argentina. Su biopic era cuestión de tiempo, y Luis Ortega reclutó al novel Lorenzo Ferro para encarar al asesino de rostro angelical en una película de estética perfecta. Chino Darín, Mercedes Morán y Peter Lanzani acompañan a Ferro en una crónica basada vagamente en los crímenes de El Ángel, todo esto rodeado de una fuerte atmósfera queer que permanece hasta que ruedan los créditos.

Portrait of a Lady on Fire (2019) de Celine Sciamma

Soberbia, magnética e introspectiva, la segunda película de Celine Sciamma no dejó a nadie indiferente tras su estreno en el Festival de Cannes. La historia de la amistad entre Héloïse (Adèle Haenel) y la artista que es contratada en secreto para pintarle un retrato, Marianne (Noémie Merlant), da la impresión de ser una obra de arte en movimiento. Pulcramente filmada y con actuaciones espectaculares de ambas protagonistas, Portrait of a Lady on Fire es una de las mejores películas estrenadas en los últimos años.

Acerca de Maximiliano Núñez 122 Articles
Redactor y crítico de cine. Amante del cine independiente.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D